Opinión

RETOS Y DESAFÍOS DE LA FAMILIA DEL TERCER MILENIO.


POR
CÉSAR DALMASÍ

Para saber hacia dónde nos dirigimos es necesario saber con exactitud en dónde estamos, la humanidad en la actualidad está viviendo el final de la segunda década del tercer milenio, o sea, el llamado siglo 21.

Ahora bien, veamos a grandes rasgos cuáles parámetros definen el momento histórico que vive la humanidad y por vía de consecuencia la familia propiamente dicho.

Es innegable que en el último siglo y especialmente en los últimos diez lustros ha habido un desarrollo extraordinario de la ciencia y del conocimiento en sentido general, lo cual de alguna forma ha devenido en favor de la humanidad, aunque concomitantemente a ésta realidad, también observamos el crecimiento de la violencia, el Egocentrismo, la desobediencia, el individualismo y el rechazo a las normas y leyes naturales que rigen la vida del ser humano.

Así tenemos que el hombre quiere ser mujer y viceversa, el flaco quiere ser gordo y al revés, el negro quiere ser blanco y así por el estilo; todo esto ha ido desarrollando una cultura de rechazo a lo natural, rechazo a la ética y buenas costumbres y esto se ha ido haciendo tan cotidiano que  va poco a poco aceptándose como normal, cuando en realidad, lo malo es malo siempre.

Esa misma cultura y fenómeno social ha ido provocando especialmente en nuestros jóvenes el desinterés al matrimonio, ha crecido el desamor en el marco generalmente lo que a su vez conlleva un  gran irrespeto a la vida humana al grado de que la plutocracia que rige el mundo considera al ser humano no como tal sino como un número estadístico y como un ente meramente de consumo o más bien consumista.

Y esa misma Plutocracia es quien propicia esos movimientos puramente conceptuales sobre ideología de Género, Feminismo, Nueva Era, Movimientos LGTB, los cuales particularmente respeto pero no comparto su pensamiento, su sentir y su modo de actuar; todo esto no es más que un propósito mal sano de destruir la familia, anteponiendo lo económico por encima de lo humano e incluso de lo puramente natural.

Ante toda esta realidad la familia tiene grandes retos y desafíos a los cuales ha de enfrentar, siendo en primer lugar no tener miedo, aunque sí ha de preocuparse y ocuparse seriamente de salvaguardarse; enfrentando y afrontando con dignidad, valentía y gallardía la realidad histórica que le ha tocado vivir y aquí recordamos las palabras que Dios le dijo a Josué tras la muerte de Moisés y cuando lo animaba para la conquista de la tierra prometida y el cruce del Río Jordán “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, no desmayes ni tenga miedo, porque el Señor tu Dios es contigo en todo momento» Josué 1/9.

Ante todo esto la familia ha de seguir avanzando con fe, siempre confiado en que Dios le asiste, no importa que parezca que es el único que va en contra vía; pero tambien la familia debe estar clara en reconocer que muchos aspectos de esta realidad actual no podrán ser cambiando, siendo por igual consciente de que no se podrá cambiar el mundo, pero sí que se puede cambiar ese micromundo llamado familia viéndolo desde el punto de vista individual y particular de cada familia, para que así no perezca la familia y logre adaptarse sin desaparecer.

Pero el más importante y mayor reto es reconstruir la familia, hoy que esa familia está siendo bombardeada por todos los flancos, es éste el compromiso de los Padres y de los mismos hijos lograr esa reconstrucción.

No cabe dudas ni se cuestiona que el mayor y más preciado tesoro de una persona después de Dios es su familia, toda vez que la familia es la forjadora de la vida, es la base y sostén de emocional y físico de quienes la conforman especialmente de los hijos; la familia es la esperanza, es el futuro y lo que sembremos hoy eso cosecharemos mañana.

La familia es la fuente que nutre la semilla que dará frutos en el futuro y si esa fuente está contaminada también contaminará esa semilla y viceversa, la familia es un estado emocional en la cual existe una dependencia entre unos y otros, pero más aún la familia es una realidad espiritual y es la obra maravillosa de Dios.

Finalmente debemos saber quiénes son los enemigos de la familia, en primer lugar el enemigo número uno es el Diablo o Satanás y lo es porque la familia es una obra maravillosa de Dios, otro enemigo lo constituye el llamado
llamado nuevo orden mundial y esto de Nuevo Orden no es más que una teoría conspirativa que busca establecer un sistema único y universal de gobierno, aupados por los elitistas y putócratas del mundo o sea por  los sectores económicamente poderosos; otro enemigo de la familia es la llamada Ideología de Géneros, de manera que en estos tiempos de grandes avances y a su vez de gran deterioro moral, lo correcto es estar asidos de Dios.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios