lunes, agosto 8, 2022
Tecnología

Las operadoras piden prohibir la función de privacidad de Apple, que impide el rastreo de nuestra navegación en Internet

iOS 15 trajo consigo una de las funciones más importantes de todo el ecosistema de Apple en términos de privacidad: se trata de Private Relay, una función que hace imposible conocer la ubicación real de usuario, rastrear su actividad o ‘perfilarlo comercialmente’. Estas características afectan de forma directa a las operadoras telefónicas, ya que les impide seguir nuestra navegación, por lo que varias se han unido para pedir su bloqueo, según ha señalado The Telegraph.

Telefónica, Vodafone, Orange y T-Mobile han firmado una carta en contra de esta característica y pidiendo que se bloquee. Las operadoras en contra de esta función en Europa incluso se han quejado a la Comisión Europea de que es “un riesgo de soberanía digital” e instan a los reguladores a prohibir la tecnología de encriptación del fabricante del iPhone, alegando que el uso de Apple de “retransmisiones privadas” también les impedirá administrar sus redes.

¿De qué se quejan las operadoras?

Private Relay está diseñado para que nadie, ni siquiera Apple, pueda saber cuáles son nuestros hábitos de navegación ni qué visitamos. Algo que obviamente es una gran noticia en términos de privacidad para los usuarios, pero que no gusta tanto a las empresas que históricamente se han nutrido de ese tipo de información con fines comerciales o de otro tipo.

En el caso de los operadores móviles, estos afirman que la función bloquea “el acceso a los datos que respaldan sus redes y respaldan los servicios para proteger a los usuarios de material dañino online”, cita The Telegraph.

En concreto, la carta conjunta firmada por Vodafone, Telefónica, Orange y T-Mobile decía: “Private Relay pretende mejorar la privacidad de los usuarios cuando se conectan y navegan por Internet cifrando y redirigiendo el tráfico… impidiendo así que otras redes y servidores accedan a datos y metadatos vitales de la red, incluidos los operadores a cargo de la conectividad”.

La forma en que se implementa Private Relay “tendrá consecuencias significativas en términos de socavar la soberanía digital europea”, impedirá que otros “innoven y compitan en los mercados digitales descendentes” y puede afectar “negativamente” la capacidad de los operadores para “administrar eficientemente las redes de telecomunicaciones”, añadían estas compañías en su comunicado, enviado el pasado mes de agosto, cuando la función se presentó.

Fuera de la Unión Europea, algunos operadores de red de Reino Unido también están preocupados. En una carta propia, TalkTalk afirma que iCloud Private Relay “haría más difícil bloquear contenido peligroso”. La compañía dijo a The Telegraph que está “evaluando cómo responder a este cambio” y cómo conservar su compromiso de “mantener seguros” a sus clientes.

¿Por qué se retoman ahora las quejas?

Si bien como decimos este consorcio de operadoras se unió el pasado verano para hacer frente a Apple y quejarse de su función de privacidad ante la Comisión Europea, entonces los directores ejecutivos de las cuatro compañías, quienes firmaban la carta, esperaban que Private Relay quedase constreñida por la ‘Digital Markets Act’, adoptado en diciembre de 2020.

La Ley de Mercados Digitales –oficialmente llamado ‘Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre mercados competitivos y justos en el sector digital’– busca “abordar las consecuencias negativas derivadas de las plataformas que actúan como ‘guardianes digitales’ del mercado interno”, es decir, las plataformas que “tienen el poder de actuar como legisladores privados y que pueden funcionar como cuellos de botella entre las empresas y los consumidores”.

En particular, la Ley de Mercados Digitales establece “reglas armonizadas” que definen y prohíben las prácticas desleales por parte de los ‘guardianes’ y proporciona un mecanismo de aplicación “basado en investigaciones de mercado”, explica la Comisión.

La polémica ha saltado de nuevo ahora porque los directores ejecutivos de los cuatro operadores esperaban que Apple fuera clasificada como un ‘guardián digital’ según esta ley, sin embargo, parece que su entrada en vigor se va a retrasar hasta el próximo año como muy pronto, por lo que han pedido que se actúe ya.

¿Qué dice la Comisión Europea?

Por el momento las operadoras no han recibido una respuesta de la Comisión Europea sobre Private Relay y, desde que se envió la carta, Apple ya ha tenido tiempo de lanzar una versión preliminar de la tecnología.

Llama la atención el hecho de que las operadoras se estén levantando contra Private Relay cuando los servicios VPN, disponibles desde hace años, cumplen justo con su misma función. Es posible que las compañías de telefonía móvil hayan decidido apuntar contra la característica de Apple por su facilidad de uso y por estar integrada en sistemas utilizados por millones de usuarios en el mundo.

Algunas compañías toman medidas por su cuenta

Algunas compañías ya habrían empezado a tomar medidas para bloquear la función de privacidad de Apple en sus clientes. Según recoge el portal 9To5Mac, varios usuarios han publicado capturas de pantalla en las redes sociales mostrando el siguiente mensaje: “Private Relay ha sido desactivado de tu plan de datos. Tu móvil no soporta iCloud Private Relay. Con Private Relay desactivado, esta red puede monitorizar tu actividad en Internet y tu dirección IP no queda oculta a rastreadores conocidos o páginas web”.

La disponibilidad de Private Relay ya está restringida por geografía. De conformidad con las leyes locales, Apple ya anunció que Private Relay no se ofrecerá en China, Bielorrusia, Colombia, Egipto, Kazajistán, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turkmenistán, Uganda y Filipinas.

¿Cómo funciona Private Relay?

Aunque es una función que viene desactivada por defecto, Private Relay está disponible en beta desde el lanzamiento de iOS 15, iPadOS 15 y macOS 12 para todos los usuarios con planes de pago de iCloud. Básicamente, según explican los de Cupertino en su página de soporte, consiste en la encriptación de cierta información sensible: cuando se activa, toda la actividad de navegación de Safari se cifra y se enruta a través de servidores propios de Apple y de un “socio de confianza”.

Así, Apple puede ver la dirección IP del usuario, pero no las webs concretas que está visitando -es decir, sabe quién, pero no dónde-. Por su parte, el “socio de confianza” sí puede saber a qué páginas se accede, pero no puede asociarlas a ninguna dirección IP -es decir, sabe dónde, pero no quién-.

Tras la publicación de estas quejas en los medios de comunicación, algunos usuarios han señalado que si tanto malestar causa la función tal vez sea el momento de activarla:

Fuente: 20Minutos

losaradio
the authorlosaradio

Deja una respuesta