Mala imagen de padres ligada a inconductas generacionales

Nacionales

SANTO DOMINGO.- “No son todos los que están… ni están todos los que son”. Esta frase popular coloca en su justo lugar la estigmatizada figura de los padres en el país, quienes especialmente por inconductas de viejas generaciones se han ganado una percepción de desamor.

Aunque juegan un importante rol en el núcleo familiar porque inciden en el carácter de los hijos, les inculcan disciplina y valores, sobre ellos también recae un gran peso que es el cargar con la mala fama de la irresponsabilidad, abandono y la violencia que algunos ejercen, y empaña la imagen de la mayoría.

Versiones opuestas

“Mi papá es todo para mí, esa figura paterna es la que quisiera encontrar como esposo porque siempre nos ha brindado amor a mis hermanas y a mí”, revela Esmeralda Carolina (nombre ficticio).

Sin dejar de lado a su madre, con quien se identifica, ella cuenta que su padre les da estabilidad y seguridad cuando ella y su hermana están enfermas y se les sienta frente a su cama a cuidarlas, las llevaba a la escuela o les acompañaba al parque en sus tiempos de infancia.

Hoy es una profesional y no olvida cuando su papá las acompañaba a las clases de batón ballet, y aún estando en el interior del país, y hoy en la Capital, siempre les llama y dice: “Pórtense bien…”, acción que les llena de felicidad.

No existe

“Yo conocí a mi papá cuando tenía seis años de edad, recuerdo que era un domingo en la tarde, nos conocimos y me prometió que regresaría en una semana para llevarme a comer un helado y esa semana se convirtió en diez años, lo volví a ver a los diez y seis años, y eso hizo que me criara con mucho resentimiento hacia él”, rememoró Esteban (joven profesional que prefiere no revelar su apellido), por la desafortunada experiencia de entonces. Tras la buena crianza de su madre y la abuela, y haberse hecho profesional, dice entabló una relación de amistad con su progenitor.

Reconoce que el comportamiento de su papá forma parte de una cultura, pero entiende que no todos asumen igual su responsabilidad. Considera que hay quienes son respetuosos con sus hijos, los atienden y cumplen su misión. “A estos últimos es que hay que imitar y exaltar también, en el caso de los que no han cumplido con su labor, la función de los hijos debe ser la de perdonar, porque al final son su sangre”, refiere el joven que vivió y se creció viendo a su madre trabajar en una zona franca, se graduó de maestra y es el ejemplo que ha imitado.

Comportamientos como esos son los que llevan a una buena parte de la gente a inclinarse e identificarse más con las madres, alegando que ellas apoyan a sus hijos en cualesquiera que sean las circuntancias. De ahí, que la conmemoración del Día de los Padres transcurra sin mucha algarabía, igual es menos promovido comercialmente.

Patrones familiares

Para Oom Blanco, neuropsicólogo y terapeuta del Instituto Dominicano para el Estudio de la Salud Integral y la Psicología Aplicada, el abordaje del sistema de la familia debe ser sistémico. “No podemos aproximarnos al vínculo y relaciones familiares de causa y efecto, desde causa y consecuencia. Es cierto que el padre juega un rol muy importante dentro de la familia que equilibra junto con la madre los límites del sistema familiar”, sostiene Blanco. Entiende que con los patrones familiares aprendidos, algunos hijos los repiten y otros no porque quieren algo diferente con la nueva familia que crean.

El director de la Escuela de Psicología de la Universidad Central del Este, afirma que por el contrario, el que un padre sea eficiente no determina que sus hijos sean exitosos. “Igual un padre que haya abandonado el hogar, no quiere decir que los hijos abandonen o sean hijos fracados como padres”, puntualizó, tras especificar que los padres ayudan en los procesos de crianza, como también dependerá de qué tan fuerte sea el vínculo de los hijos y viceversa con los padres porque hay sistemas familiares en que se reconoce a un tío o un abuelo como figuras paternas.

Aunque la separación de la pareja afecta emocionalmente a los hijos, Blanco afirma que las relaciones dependerán de la forma en que ambos se separen, la relación que lleven y si buscan ayuda para trabajar en el sistema familiar. “Cuando vemos a un padre que abandona el núcleo familiar siempre, vemos una sensación de vacío, pero el proceso de afectación siempre se debe trabajar en terapia, porque el proceso no tiene que ser necesariamente automático”, dijo.

Investigadora: Falta educación género

Tahira Vargas

Causas. Para Tahira Vargas, psicóloga y antropóloga, la sociedad dominicana necesita una mira más profunda a un problema serio que es la irresponsabilidad paterna. “Esta tiene sus orígenes en una cultura machista, donde al hombre no se le promueve su rol de padre, sino de proveedor, y que dedique esfuerzo a varias parejas y termina teniendo varias familias”, dijo.

Este aspecto se refleja en investigaciones hechas en que afloran hijos de hombres con varias parejas, pero no determinan el promedio de hijos por padres. Para mejorar entiende se debe promover una educación basada en género, que se rompa con la visión machista desconectada de la paternidad, a nivel de educación formal e informal. Otro problema es la violencia, porque se entiende que el padre es quien debe corregir fuerte, especialmente a los varones, lo que genera una distancia, y no se trabaja la parte afectiva.

 

Fuente: El Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *