Nacionales

Vecinos del José Contreras piden auxilio enajenado

Ayer lucía apuesto porque alguien lo aseó. Elieser Tapia

SANTO DOMINGO.-Bajo la sombra de un frondoso árbol en el parque del Residencial José Contreras, Librado Miguel Ramón Belliard da la sensación de llevar una vida plena, sosegada y sin preocupación alguna.

Llena un crucigrama y cuando uno le pregunta si le gusta, rápido reacciona: “Sí, porque ayuda a ejercitar la memoria y evita Alzheimer” .

Esta enfermedad genera un tipo de demencia que causa pérdida de la memoria, del pensamiento y el comportamiento.

Casualmente, esa fue la razón que acercó a reporteros de EL DÍA a dar con el paradero de Belliard, ante la preocupación de los vecinos de que este señor, de unos 80 años, se ha convertido en un enajenado, de repente tiras piedras y dice muchas palabras obsenas, reside en un callejón de la calle E esquina T y pernocta en una silla plástica que una vecina le obsequió.

Los lugareños dicen que hace sus necesidades en la calle y anda mal oliente.

El presidente de la Junta de Vecinos del José Contreras, José Ramón Arias, afirma que Beliar era un señor noble, que incluso cantaba en el coro de la Iglesia Santa Cecilia, lo admiraban y querian, pero desarrolló problemas mentales y quedó solo.

Piden rescatarlo

— Deambulando
Vivía con una pariente, luego rentando habitaciones. En una ocasión la iglesia lo albergó, y hoy la comunidad pide autoridades vayan en su auxilio, y lo lleven a un asilo. Belliard impartía clases en liceos.

Su meta es vivir solo

Reseña. “Estoy aquí, esperando a la Señora de la Guadaña… la hora de la muerte y en que los paísses desarrollados le llaman la hoz, que sirve para cultivar cereales”, comenta Beliard. Al comentarle que sabe mucho responde: “Yo sólo sé que no sé nada.

Tengo más nombres que un calendario… Me llamo Miguel Ramón Beliard Medina”. Dijo que nació en Loma de Cabrera, pero se crió en la línea Noroeste, y en Villa Vásquez trabajó en la Colectoría, el Ayuntamiento. También dijo fue aguacil de estrado en la oficina de la cédula.

Se casó a los 21 años y tuvo un primer hijo luego tuvo tres hijos en una segunda relación. Su meta es vivir solo porque ama la libertad, afirma. daba clases nocturnas.

 

Fuente: El Día

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba