Un año de prisión en Najayo para exadministrador de la Lotería

Nacionales
“Me están haciendo daño”, dijo Luis Maisichell Dicent cuando era llevado al tribunal. ELIECER TAPIA

SANTO DOMINGO.-La jueza de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, Kenya Romero, dictó un año de prisión preventiva contra Luis Maisichell Dicent, Willian Lisandro Rosario Ortiz y Eladio Batista Valerio, implicados en la Operación 13, a los que se les imputa un fraude cometido mediante un sorteo de la Lotería Nacional celebrado el día 1 de mayo pasado.

Lea también: Ministerio Público solicita un año de prisión contra Dicent

Los imputados deberán cumplir la prisión en la cárcel de Najayo.

En tanto que al chofer de la Lotería Rafael Mesa y al  invidente Miguel Mejía se le dictó presentación periódica.

Lea también: Vídeo: Captado en cámara momento del fraude en sorteo Lotería Nacional

Al camarógrafo Edison Manuel Perdomo Peralta también se le dictó presentación periódica, además el pago de una garantía económica de medio millón de pesos e impedimento de salida.

A Valentina Rosario (la presentadora del sorteo), Jonathan Brea, Carlos Beriguete y Felipe Santiago Toribio la jueza le impuso prisión domiciliaria.

El titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) Wilson Camacho, dijo que las medidas de coerción que ha solicitado el Ministerio Público en este proceso son proporcionales a los hechos cometidos y a la participación de cada uno de los imputados.

También por las evidencias aportadas en su contra, al peligro de fuga y procesal como a la colaboración que realizaron cada uno de los imputados.

“El Ministerio Público que cada vez que una persona ha tomado la responsabilidad de admitir sus hechos y ha colaborado con la investigación del Ministerio Público, ha actuado en consecuencia y esa es la razón de que a algunas personas inicialmente se les solicitó prisión preventiva y luego en el tribunal hemos concluido que se les imponga arresto domiciliario”, manifestó.

El sorteo

El grupo que orquestó el sorteo fraudulento de la Lotería Nacional el 1 de mayo ensayó la maniobra durante varias semanas como si se tratara de la puesta en escena de una obra teatral, pero la suspicacia de uno de los banqueros afectados puso en evidencia lo que terminó convirtiéndose en una estafa de más de 780 millones de pesos.

Las bancas de apuestas en el territorio nacional fueron estafadas con aproximadamente 500 millones de pesos y en Estados Unidos y Europa por unos 5 millones de dólares.

Desde el periodo de transición varios de los imputados se preparaban para la comisión de fraudes en la Lotería Nacional y estuvieron reclutando futuros cómplices para llevar a cabo la trama, según consta en la solicitud de medida de coerción depositada por el Ministerio Público.

Relata que el expresidente de la Federación Nacional de Bancas (FENABANCA), William Lizandro Rosario Ortiz, empezó a estructurar el fraude antes de la designación de Luis Maisichell Dicent en agosto pasado.

El Ministerio Público logró que varios de los diez imputados confesaran, lo que permitió describir con gran cantidad de detalles cómo funcionó la trama y cómo se armó lo que ha sido señalado como una estructura criminal.

El grupo estaba listo para celebrar el sorteo el 10 de abril, pero una pieza suelta obligó a que tuvieran que suspenderlo a último momento, a pesar de la oposición de varios que alegaban que ya habían invertido mucho dinero apostando al número trece en numerosas bancas del país y el extranjero.

El expediente indica que en esa oportunidad el orden de los no videntes que se usarían en el sorteo lo hizo una persona que no formaba parte de la red, la actual presidenta de FENABANCA, por lo que el no vidente quedó en la tómbola «B», que es en la que se escoge el segundo lugar de los ganadores.

Eso hacía que la locutora Valentina Rosario Cruz tuviera que tomar en sus manos un bolo real de la tómbola “A” (la del primer premio) más el oculto, lo que la obligaría a tener dos bolos en sus manos, lo que podría evidenciarla.

En el último momento decidieron suspender la operación.
Entonces se planificó para realizarlo el 1 de mayo en lo que ellos llamaban «un Sorteo Especial».

Los ensayos con el no vidente Mejía Rodríguez y la locutora Rosario Cruz se realizaban en la casa de Felipe Santiago Toribio con el camarógrafo Edison Manuel Perdomo Pichardo, quien verificaba los diferentes tiros de cámaras para asegurarse de que en la transmisión pasara desapercibido el truco.

El no vidente Mejía Rodríguez fue escogido por su destreza para sacar los bolos, la cual le había ganado el sobrenombre del «Cieguito Rápido».

Los empleados de la Lotería Nacional vinculados a la “operación 13”, que recibieron sobornos en efectivo, tenían una participación en la trama conforme a sus destrezas.

 

 

Fuente: El Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *