OPINION: Divorcio entre el PRM y la clase media

Política

EL AUTOR es abogado. Reside en Puerto Plata.

    El candidato ganador de las elecciones presidenciales, siempre asume el gobierno, con múltiples y variados compromisos electorales, desde los grupos económicos que lo apoyaron, los sindicatos como frentes de poder, partidos aliados, y hasta de la propia sociedad civil.

    Un aliado coyuntural lo constituye la fracción del electorado, es decir, la clase media, que sin tener militancia política alguna, por diversas razones, optó por apoyarlo, y aunque no existen compromisos formales entre ambos, explícitamente en los medios se expone su pliego de condiciones.

    Es el caso del tema del dispendio gubernamental en publicidad. La clase media apostó por una racionalización de ese reglón del gasto, y aunque el gobierno ha afirmado que lo ha reducido hasta dejarlo en 25% en comparación con el anterior gobierno, la clase media insiste en que es totalmente innecesario, bajo la premisa que el país se encuentra aun en un estado de emergencia producido por la pandemia, y consecuentemente generadora de una crisis económica a nivel global.

    Con razón, a media o con ninguna, la clase media insisten en recordarle al gobierno, éstas que son sus principales interrogantes:

1. Es el gobierno una empresa privada, con fines de lucro, para tener que pagar publicidad?
No está en discusión que la respuesta es no.

2. Cuándo fue la última vez que el gobierno tuvo un superávit fiscal (cuando él gastó menos que los ingresos que recibió)? En el 2008.

3. Qué pasó a partir del 2009?
Comenzó a producir déficits fiscales todos los años hasta este momento, es decir, el gobierno gasta más de lo que le ingresa desde el 2009 ininterrumpidamente.

4. Cómo se cubren los déficits fiscales usualmente?
Con nuevas deudas, es decir, endeudando al país, lo cual aumenta la deuda pública y consecuentemente el propio déficit.

5. Es decir, desde hace casi 12 años, al gobierno no le sobra o le falta dinero al Gobierno?

Obvio que le falta, de ahí las deudas a través del Presupuesto Complementario.

6. Qué opciones tiene el el gobierno?
Imprimir dinero, lo cual crearía más inflación,
Reducir sus gastos, tal como lo hizo Alemania en el 2008, pero nuestro país no tiene las condiciones del país germano,
Aumentar los impuestos por medio de una reforma fiscal, lo cual sería una imprudencia en plena pandemia y crisis económica,
O seguir endeudarse, que al fin y al cabo es lo que ha hecho en estos nueves meses

7. Es la publicidad gubernamental verdaderamente una prioridad?
Absolutamente No.

8. Con qué se está financiando ese pago de publicidad gubernamental innecesaria?
Con las mismas deudas! Así como usted lo lee. Estamos pagando publicidad con las mismas deudas.

9. Alguien, en su sano juicio, que no le sobra el dinero (no tiene Superávit), sino que le falta dinero (tiene déficit), lo cual lo conmina a endeudarse sí o sí (con nuevas deudas), debería estar financiando algo que no es una prioridad como la Publicidad?
La respuesta es obvia!

10. Entonces, porqué persiste el gobierno en hacer algo tan contraproducente?
Porque ahora les toca repartir el botín con las bocinas del PRM para que se beneficien de esa absurdidad,
Hay que seguir corrompiendo las bocinas tradicionales,
Y porque es claro que no es dinero de los que gobiernan, sino público, que no tiene doliente
JPM

Follow us on Social Media

Fuente: Al Momento