Regionales

Cárcel preventiva de Higüey, almacén de hombres vivos

Conocida como la “Preventiva del Diablo”

Higüey, La Altagracia, RD.-En la misma provincia en donde vibra el turismo dominicano, en donde la pujante industria anaranjada inyecta millones de dólares a la economía local, está un centro de reclusión conocido como cárcel de la Colón o también la “Preventiva del Diablo”.

No es una cárcel, es un cuartel donde los presos no deberían estar más de 48 horas, pero ante la inexistencia de un recinto para estos fines tiene décadas albergando a individuos que aún no han sido juzgados.

La periodista Katherine Hernández tuvo acceso a esta cárcel, del viejo modelo penitenciario que tiene tres celdas, una de aproximadamente 20 metros cuadrados,  otra de menos de 15 metros cuadrados y una más amplia con capacidad inicial de 50 personas y donde hoy cohabitan casi 500 almas.

Luz difusa, poca ventilación, desde el suelo hasta las literas de concreto  observan cientos de ojos extraviados, se siente la angustia, se advierte el hambre, se respira el desasosiego y el olvido.

Jorge Emilio Vásquez, uno de los reclusos, es un hombre que parece hablar por todos, está preso desde hace 14 meses cuando apenas le dieron una medida de coerción de un mes por participar en una riña. Es locutor de radio, trabajó en televisión, tiene 6 hijos y ocho nietos.

Narró que las necesidades dentro del centro son muchas, explicando que no hay comodidad donde se pueda dormir.

“Hay que tirarse al suelo en planchas, la comida es una precariedad, envían comida para 100 hombre y hay que compartirlas con 300 más”, denunció Vásquez

La diferencia de otros centros, este no está custodiado ni manejado por la procuraduría que es, a fin de cuentas, la responsable de los imputados hasta tanto reciban condena. Aquí, la policía es la ley.

El diputado Hamlet Melo se quejó de que en su provincia el cuidado de los reos no es de la Procuraduría como ocurre, que pasa con el sistema de justicia dominicana, hay un problema serio de cumulo de expedientes, pero también hay un problema en La Altagracia que los presos preventivos no le corresponden a la Policía Nacional le corresponde al sistema de justica, quien encabeza la investigan es el Ministerio Público, por ende es un preso del Ministerio Publico, aquí la Policía apresa y custodia al preso”.

Se obtuvo el listado oficial de detenidos, en él se advierte que pese a ser una cárcel “preventiva” hay decenas de individuos, como Vilfrido Joseph, que tienen casi dos años esperando por un proceso judicial efectivo. En su caso, él no oculta que sustrajo dos televisores de una propiedad privada pero pide que lo escuchen.

Narró que le cantaron tres meses, y a los cinco meses, nos dieron una fianza de 15 mil pesos, sin saber de dónde podía conseguir el dinero, la falta de recursos aun lo mantiene detenido.

En la celda del centro están los que acaban de llegar, la mayoría denuncia que la Dirección de Control de Drogas y el Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim), les ha implicado injustamente en delitos, uno de esos casos es Nelson Miguel Echavarría, quien mostró indignación porque considera que está preso injustamente.

En 2005, en esta misma cárcel un incendio se llevó 136 vidas. En ese momento, el gobierno de Leonel Fernández, cuyo procurador  era Francisco Domínguez Brito, instaló una comisión para dilucidar qué había ocurrido. 16 años después aún no hay una respuesta concreta.

Ese evento, sin embargo, sí motivó a que se construyera en 2011 la nueva cárcel de Anamuya, un recinto del  nuevo modelo y funciona para los internos ya condenados.

En República Dominicana ay 26,236 privados de libertad;  15,218 aún permanecen sin condena, en condición  preventiva, lo cual representa el 58% de la población total recluida en los dos modelos que existentes.

Fuente: CDN

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba