Sarita Valdez dice “no debería” haber retrasos en entrega de cadáveres en Inacif de Santiago

Nacionales

Sergio Sarita, patólogo | Foto: PLD

El patólogo forense Sergio Sarita Valdez dijo este martes que “no debería” haber retrasos en la entrega de cadáveres sometidos a autopsia por intoxicación con metanol en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) en Santiago, como se ha denunciado, porque tomar una muestra de sangre, ponerla en un tubo de vidrio y llevarla al laboratorio es una “cuestión de minutos”.

No obstante, durante una entrevista telefónica en El Gobierno de la Tarde, recordó que los problemas de esa entidad ocurren desde hace décadas por no ser una prioridad de los diferentes Gobiernos.

“Bueno, eso es un problema que viene de fondo, de raíz, en el sentido de que al Inacif no deja de ocurrirle lo que le ocurrió durante décadas a los servicios de salud que eran del Estado, siempre fue la última parte que puso la vaca en el monte, porque no han aparecido los recursos, los medios financieros para atender esa área”, manifestó.

Sarita Valdez aseguró que el referido instituto ha sido “la cenicienta”, ya que a menos que una pandemia como la actual obligue a atender a las personas, “nunca tuvieron los distintos Gobiernos la disposición” de invertir recursos en el manejo médico.

Al ser preguntado sobre la disponibilidad de médicos forenses, el especialista señaló que desde el gobierno de Joaquín Balaguer hasta ahora, la voluntad política para disponer de un personal adecuado no ha sido una “prioridad”, a pesar que desde el 1996 se han formado una media de seis médicos forenses por año, que a la fecha sería una cantidad suficiente para que hubiera uno en cada municipio cabecera del país.

El galeno hizo esas declaraciones luego de explicar que el tiempo que se toma el metanol para matar a una persona es en  horas dependiendo de la cantidad que ingiera.

“Hasta 30 cc que se tome pudieran ser suficiente para generar la muerte”, indicó, debido a que produce una acidez en el cuerpo que envenena el cebero, el nervio óptico, la retina y la gente deja de respirar.

Abigail Díaz

Fuente: La Z Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *