OPINION: Gobernando sin partido

Política

La política es una afición que atrapa a casi todo ser humano. Existen diversas formas de política.

En el caso dominicano, la nuestra es la más curiosa. Siempre cobra quien menos trabajó y las traiciones son el pastel del cumpleaños.

En el caso del gobierno actual me parece que está construyendo la tormenta perfecta por descuido, desconocimiento o subestimación.

Ningún gobierno se sostiene en el tiempo sin su partido acompañándolo en las ejecutorias gubernamentales y es evidente que el PRM ni está, ni se siente, ni se refleja en la administración pública.

La tesis esbozada de que las cosas cambiaron y que no todos pueden ser parte de la administración pública es correcta desde el ángulo teórico. Pero en el pragmatismo político  los iletrados, los no licenciados, la mayoría de veces son los que tienen el control de los centros electorales y de los barrios.

Parece necesario recordar que sin estructuras políticas no se gana por más popular que se sea.

Esgrimo esos argumentos para tocar el primer punto de la tormenta: Luís está gobernando sin partido y la integración de su partido no se ha efectuado a la velocidad indicada, desde el punto de vista político.

El otro punto es pensar que el PLD murió. El Partido de la Liberación Dominicana, bueno o malo, corrupto o no, ético o antitético, sacó un millón 600 mil votos. Eso significa que existe un arraigo popular, además de que el PLD tiene suficientes recursos para financiar su agenda opositora.

Además, es preciso señalar que en las circunstancias que salió el PLD del poder lo hará fanático de la protervia hacia el PRM, cosa que efectuará a su modo.

El otro punto es Leonel Fernández. Aunque colaboró para que el PRM llegara al poder,  éste quiere alzarse con el liderazgo opositor, cosa que sabe hacer muy bien pues desde la oposición ha logrado conquistar el poder en dos ocasiones. (1996 y 2004).

La oposición a Luís Abinader es interna y estará en dos direcciones: los perremeistas que se desencanten por no ser integrados al tren estatal e Hipólito Mejía. Eso jugará su rol.

Igualmente la situación económica. La gente al final del día le echa la culpa de lo que pasa al que está, no al que se fue.

 fabiandaygorod@gmail.com

JPM

Fuente: Al Momento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *