Ni Leonard ni George pueden parar a un espectacular Luka Doncic

Deportes

Luka Doncic | Foto: EFE/Tannen Maury

Un espectacular Luka Doncic, con 42 puntos, a quien no pudo parar ni Paul George ni Kawhi Leonard, catapultó a la victoria a los Dallas Mavericks frente a unos Los Ángeles Clippers que perdieron toda la capacidad anotadora que habían mostrado hace sólo dos días en la casa del equipo texano.

Doncic consiguió además de los 42 puntos, 6 rebotes, 9 asistencias y 3 robos de balón. Y convirtió 6 de los 11 triples que intentó. Otros cuatro jugadores de los Mavs hicieron más de 10 puntos. Tim Hardaway Jr. terminó la noche con 15 puntos, 6 rebotes y 1 asistencia. Mientras, Kristaps Porzingis tuvo una noche más discreta con 11 puntos y 13 rebotes.

El mejor jugador de los Clippers fue Paul George, con 28 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 1 robo de balón, seguido, por Leonard, con 20 puntos, 7 rebotes y 2 robos de balón. El pívot Ivica Zubac tuvo otra buena noche con 14 puntos, 7 rebotes y 3 robos de balón.

Tras la derrota el lunes de los Mavericks ante los Clippers en el mismo escenario, el American Airlines Center de Dallas, por 99-109, el equipo de Luka Doncic y Kristaps Porzingis, esperaba haber aprendido la lección tras estudiar los vídeos del partido.

Por su parte, los californianos, que el miércoles tampoco pudieron contar con dos de sus titulares, Serge Ibaka por problemas en la espalda y Patrick Beverley con una rodilla lastimada, apostaban por la misma estrategia que les permitió vengar el palizón que los Mavs le dieron a finales de diciembre, cuando perdieron en Los Ángeles 73-124.

Una de las claves del partido del lunes fue el rendimiento del pivot de los Clippers Ivica Zubac, titular por la baja de Ibaka, que anotó 15 puntos y 11 rebotes ante los de Dallas. La otra clave fue que siete jugadores de los Clippers hicieron más de 10 puntos, incluidos los 22 de Kawhi Leonard y los 15 de Paul George.

La lección para los Dallas era sencilla: una mejor defensa que impidiese a los jugadores de los Clippers anotar con tanta facilidad y una mejor selección de tiros, ya que en los últimos 3.15 minutos del partido, los Mavericks fueron incapaces de anotar un solo punto.

El partido se inició con igualdad. A los triples iniciales de Porzingis y Doncic respondían con canastas Marcus Morris y Zubac para mantener cierta paridad en el marcador. Pero desde esos inicios Doncic dejó claro que estaba especialmente motivado.

Un triple, un robo de balón, 3 asistencias y 5 puntos en los primeros seis minutos del partido eran toda una declaración de intenciones.

Aún así, los Clippers aguantaban el tirón hasta que en la primera rotación, Doncic se fue al banquillo con 16-15 y el entrenador de Los Ángeles mantuvo en cancha a Leonard y Kawhi. Sin Luka en la pista, los Clippers se pusieron por delante 16-20.

Nada más volver a la cancha a falta de 2.41 para el final del primer cuarto, el esloveno anotó un triple que empató el partido 21-21. Pero sin la aportación de sus compañeros, que no anotaron ni un sólo punto en los tres últimos minutos, los Clippers terminaron el cuarto por delante 24-29.

En el segundo cuarto, los Clippers parecían decididos a poner tierra por medio. Zubac y George funcionaban, con el pívot croata anotando las asistencias que el alero le proporcionaba. Gracias a estas combinaciones, los Clipper se colocaron 7 puntos por delante, 28-35.

Pero Luka apretó el acelerador, esta vez acompañado por Tim Hardaway Jr. que en los cuatro primeros minutos hizo 7 puntos y permitió que los Mavs empatasen el partido 40-40. Fue la última vez que los dos equipos estuvieron emparejados.

Inspirados por Doncic, los Mavs, con un Josh Richardson que se contagió de la eficacia anotadora de Doncic y que anotó 10 puntos en ese periodo, se fueron despegando paso a paso de los Clippers sin que Leonard ni George pudiesen hacer nada para impedirlo.

Al descanso se llegó con un 56-51 en el marcador. En ese momento, Doncic ya sumaba 22 puntos y 4 asistencias mientras que George era el mejor de los Clippers, con 14 puntos y 4 asistencias.

Tras el descanso, los Mavs no aflojaron ni en defensa ni en ataque. Un Doncic desatado se divertía proporcionando alley-oops, tirando triples un metro por detrás de la línea de tres puntos o simplemente entrando a canasta entre una maraña de brazos.

En el tercer cuarto, los de Dallas hicieron lo justo para incrementar en un punto la distancia en el marcador, 77-71, mientras que en los Clippers Leonard se desinflaba y sólo George era capaz de seguir el ritmo.

En los últimos 12 minutos, Doncic volvió a hacer de las suyas y cuando faltaban pocos minutos para el final del partido, el esloveno protagonizó una jugada que era el resumen de la noche.

Con George, uno de los mejores defensores de la liga, pegado a su costado, Doncic dribla el balón, amaga una penetración, se pasa el balón por la espalda de derecha a izquierda y culmina la jugada con una canasta en flotación mientras que George contempla la acción desde el suelo, incapaz de seguir el ritmo de Luka.

Agencia EFE

Fuente: La Z Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *