Internacionales

Un estado brasileño demanda a Carrefour después de que un hombre negro falleciera por la golpiza de agentes de seguridad en una de sus tiendas

La demanda exige a la cadena de supermercados francesa 37,6 millones de dólares en concepto de daños y un plan de choque contra la discriminación entre sus empleados.
La Defensoría Pública del estado brasileño de Rio Grande do Sul ha demandado a la cadena de supermercados Carrefour, a la que reclama 200 millones de reales (37,6 millones de dólares) en concepto de daños después de que un hombre afrobrasileño muriera por la brutal golpiza de dos guardias de seguridad en uno de sus establecimientos en la ciudad de Porto Alegre, informa Reuters.El hecho ocurrió el pasado día 19, cuando Joao Alberto Silveira Freitas, de 40 años, fue inmovilizado por uno de los vigilantes, mientras el otro le propinó múltiples golpes en la cara hasta dejar un charco de sangre. Los paramédicos que acudieron al lugar no pudieron hacer nada para salvarle la vida a la víctima, que falleció por asfixia, según determinó la autopsia. La golpiza tuvo lugar tras un desacuerdo entre la víctima y un empleado del supermercado, quien llamó a seguridad. El suceso fue grabado por testigos y provocó una ola de indignación y protestas multitudinarias.Además de la reclamación de daños, la demanda del estado solicitó a un tribunal el cierre de la tienda de Porto Alegre «con el objetivo de reducir el riesgo de posibles actos hostiles que puedan ocurrir durante las protestas». 

Asimismo, la Defensoría pide a la cadena francesa que cree en 10 días un plan para combatir el racismo y la discriminación entre los empleados de su establecimiento de Porto Alegre. En el mismo sentido, también pide la adopción de campañas de sensibilización en redes sociales y medios de comunicación, así como la colocación en cada centro de la red de Carrefour en el país de carteles que recuerden que la discriminación es un delito.El viernes, un millar de manifestantes acudieron al establecimiento donde se produjo el crimen exigiendo justicia para el fallecido. Participantes de la protesta rompieron varias ventanas del negocio y atacaron vehículos de reparto que se encontraban en el aparcamiento. La Policía usó gas lacrimógeno para dispersarlos.En Sao Paulo, un grupo de manifestantes atacó una tienda de la cadena con piedras e irrumpieron en su interior, donde arrojaron productos de los estantes y provocaron distintos destrozos.Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Fuente: RT NOTICIAS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba