Un Doncic soberbio doblega a unos asfixiantes Nuggets sin Campazzo

Deportes

EL NUEVO DIARIO, EE.UU.- Un soberbio Luka Doncic, que acarició el triple-doble, tiró de garra y épica para doblegar a unos asfixiantes Denver Nuggets y darle así a los Dallas Mavericks una sufrida victoria (117-124) en un partido que se fue a la prórroga y en el que el argentino Facundo Campazzo no disputó ningún minuto., informaron este viernes en medios locales.

Los fans del Real Madrid esperaban con muchas ganas este partido en el que se enfrentarían en la NBA por primera vez Doncic y Campazzo, quienes fueron compañeros en el equipo español.

Pero al final se quedaron con la miel en los labios ya que Campazzo, pese a que venía en ascenso tras dos actuaciones notables, permaneció en el banquillo todo el partido puesto que Gary Harris fue el elegido por los Nuggets para tratar de frenar a Doncic.

Lo consiguió de entrada, ya que el esloveno estuvo dubitativo en la primera mitad y sufrió también molestias en su tobillo izquierdo.

Pero tras el descanso apareció el Doncic de las grandes noches y acabó el partido por todo lo alto con 38 puntos (13 de 22 en tiros), 13 asistencias, 9 rebotes y 4 robos frente a 8 pérdidas.

Los Mavericks se quedan ahora con 4 victorias y 4 derrotas.

Por parte de los Nuggets, que tienen ahora 3 triunfos y 5 partidos perdidos, el más destacado una noche más fue Nikola Jokic con 38 puntos (14 de 31 en tiros), 11 rebotes y 4 asistencias.

Desde el principio, los Mavericks se sintieron incómodos sobre la pista, una circunstancia que aprovecharon los Nuggets para lograr su primera ventaja (8-2, tras cuatro minutos).

Doncic comenzó a carburar poco a poco, pero un Jamal Murray espléndido en el arranque del encuentro, con 13 puntos y un triple sobre la bocina, sometió a los de Dallas en el primer cuarto (28-22).

La historia continuó sin grandes cambios en el segundo parcial: muy poca puntería en tiros a canasta, nula inspiración en ataque y predominio de las defensas.

A Doncic se le vio especialmente agobiado ante un correoso Harris que le puso las cosas muy difíciles

La estrella de los Mavericks no se rindió y entró en el partido a base de forzar faltas (14 puntos al descanso), pero dos triples seguidos que falló Doncic resumieron la frustración de su conjunto en la primera mitad (43-52)

Ninguno de los dos equipos pudo presumir en el vestuario de su acierto: los Nuggets lograron un pobre 37 % en tiros totales con un 35 % en triples, mientras que los Mavericks aún tuvieron un balance peor con un 33 % en tiros y un lamentable 19 % en intentos de tres.

En la reanudación, los de Denver recibieron una muy mala noticia ya que Jokic, en batalla constante con un intenso Boban Marjanovic, se apuntó su cuarta falta nada más empezaron el tercer cuarto.

El ataque de ambos equipos comenzó por fin a fluir sin problemas y 5 puntos de Monte Morris le dieron un nuevo estirón a los Nuggets (71-59).

Sin embargo, los Mavericks se rehicieron con una estrambótica canasta de Doncic (buscaba un pase y acabó encestando sin querer), con dos triples consecutivos de Tim Hardaway Jr. y un tiro con adicional de Dwight Powell (74-70, a falta de 2 minutos en el tercer cuarto).

Un triple de James Johnson en el estreno del último parcial puso a los tejanos por delante (78-79) y dejó el partido completamente abierto.

A partir de ahí se dio un fabuloso intercambio de golpes y Maxi Kleber acercó a los Mavericks al triunfo con un triple brillante a falta de solo dos segundos.

Pero Jokic, que logró 17 puntos en el último cuarto, tenía un último as en la manga y respondió sobre la bocina con un tiro de media distancia para forzar la prórroga.

Como si nada, Doncic continuó a lo suyo en el tiempo extra, controló a su antojo los últimos minutos, y anotó 9 puntos más en la prórroga que arruinaron cualquier esperanza de resistencia de los Nuggets.

Fuente: El Nuevo Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *