Un día como hoy, Pedro abre primer juego y sufre primera derrota en Grandes Ligas

Deportes

El miércoles 23 de septiembre de 1992 el inmortal de Cooperstown, el lanzador dominicano Pedro Martínez, hace su debut en las Grandes Ligas con los Dodgers de Los Ángeles, relevando en el partido que su equipo perdió 8-4, ante los Rojos de Cincinnati. Fue el cerrador y trabajó dos entradas sin permitir anotaciones, dos hits, una base y un ponche.

Un día como hoy, martes 29 de ese mismo mes sube nuevamente al montículo ante el mismo equipo, esta vez como abridor, para su primer partido en ese rol, donde tuvo 409 salidas, juegos de los 476 en los que participó en 18 temporadas, y tuvo récord final de 201-100 y 2.93 de efectividad.

Es la fecha también en que sufre su primera derrota. Lanza seis episodios de cuatro hits, dos carreras limpias, siete ponches y no concedió transferencia, mostrando ahí el gran control, una de sus principales armas como lanzador, pero no contó con apoyo ofensivo y el partido termina tres carreras a una.

Esas dos salidas fueron las únicas del “Pedro el Grande”, en el 1992, para un total de 8.0 innings, 0-1, efectividad de 2.25, al permitir dos carreras limpias; seis hits, una base y ocho ponches.

Fue ocho veces «All-Star», tres veces ganador del Cy Young y campeón de la Serie Mundial de 2004

Pedro fue lanzador además de los Dodgers, lanzó para los Expos de Montreal, donde se proyecta como un estelar del montículo; Medias Rojas de Boston, Mets de Nueva York y Filis de Filadelfia.

En el 1993 logra marca de 10-5 con los Dodgers, 2.61 de efectividad; 57 transferencia y 119 ponchados, números que fueron el mejor aval para ser transferido a los Expos, en un cambio por el segunda base, Delino DeShields y es con ese conjunto que se convierte en uno de los mejores lanzadores del béisbol de la época.

Fue ocho veces «All-Star», tres veces ganador del Cy Young y campeón de la Serie Mundial de 2004.

En el momento de su victoria número 200 en abril de 2006, Martínez tuvo el mayor porcentaje de victorias para un lanzador abridor de 350 partidos en la historia del béisbol moderno.

Fue elegido el 6 de enero de 2015 en la Clase 2015 al Salón de la Fama de Cooperstown. El 26 de julio de 2015 fue Inducido al Salón de la Fama de Cooperstown de las Grandes Ligas en su primer año de elegibilidad junto a grandes estrellas en ese año: Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio.

Fuente: Diario Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *