Se materializa la 13.ª y última ejecución de la Administración Trump, la que más presos ha ajusticiado en 120 años en EE.UU.

Internacionales

Solo esta semana el Gobierno federal ejecutó a tres convictos en la prisión federal de Terre Haute.

La Administración Trump llevó a cabo este viernes su 13.ª ejecución federal, a pocos días de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, un opositor a este tipo de castigo. El ejecutado fue Dustin Higgs, condenado en 2001 por supervisar el secuestro y asesinato de tres mujeres en una reserva natural de Maryland en 1996.

Antes de su ejecución, realizada mediante una inyección letal de pentobarbital, Higgs se mostró tranquilo pero desafiante, mencionando a las víctimas por sus nombres: Tanji Jackson, Tamika Black and Mishann Chinn. «Me gustaría decir que soy un hombre inocente. Yo no ordené esos asesinatos», aseveró. 

EE.UU. modifica las reglas federales de ejecuciones para permitir la muerte por ahorcamiento, silla eléctrica, cámara de gas y pelotón de fusilamiento

«El Gobierno completó esta noche una masacre sin precedentes de 13 seres humanos al matar a Dustin Higgs, un hombre negro que nunca mató a nadie, en el cumpleaños de Martin Luther King«, indicó Shawn Nolan, uno de los abogados del ejecutado, en un comunicado citado por AP.

El Gobierno federal había ejecutado a 10 personas el año pasado, después de que las ejecuciones federales fueran reanudas en julio por el Departamento de Justicia de EE.UU. tras una pausa de 17 años.

Higgs, de 48 años, fue la tercera persona en recibir una inyección letal esta semana en la prisión federal de Terre Haute (Indiana) y la 13.ª ejecutada por el Gobierno federal desde el pasado julio. De este modo, Donald Trump se ha convertido en el primer presidente en más de 120 años en supervisar tal número de ejecuciones federales.

El 13 de enero en Terre Haute fue ejecutada Lisa Montgomery, la única mujer que se encontraba en el corredor de la muerte, tras ser condenada a la pena máxima en 2007 por matar a una mujer embarazada para sacarle el bebé del útero y reclamarlo como propio. Fue la primera mujer ejecutada en casi 70 años. El pasado 14 de enero en la misma prisión fue ejecutado el convicto Corey Johnson, de 52 años, acusado de asesinar a siete personas en 1992. 

Fuente: RT Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *