Pese a inversiones, el servicio de agua en la RD aún no llega a todo el territorio

Nacionales

A pesar de las grandes inversiones en el sector Agua Potable y Saneamiento (APS) en la República Dominicana no se ha alcanzado la universalidad de los servicios, mientras que la organización de las entidades prestadoras está orientada hacia las inversiones y no hacia el manejo de la demanda.La crítica la plantea Marco Octavio Rodríguez Sánchez en su libro “Apuntes para la historia del abastecimiento de agua potable y alcantarillado en la República Dominicana”, que refiere que la cobertura de agua en el sector urbano alcanza un 94.3% y a nivel rural el 65%.A la incapacidad para satisfacer la demanda se suman elementos de pérdidas elevadas y el derroche del agua. “Hay suficiente inversión para atender una sobrecarga de demanda insatisfecha originada más que por incapacidad de oferta, por deficiente distribución, pérdidas hidráulicas elevadas y derroche del recurso por los usuarios”, señala Rodríguez.Además Rodríguez indica que los servicios se caracterizan por su falta de eficiencia y calidad debido a la carencia de planificación, el grado de tomas de decisiones por razones políticas y la gran dependencia financiera del Gobierno central.Rodríguez reconoce que se ha avanzado en el mejoramiento de la calidad del agua, aunque todavía no cumple con los estándares establecidos por las normas nacionales, en particular con el área que está bajo responsabilidad del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA).Indica que los sistemas para el control y vigilancia de la calidad del agua están obsoletos, excepto los de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD).En cuanto a las redes de distribución en los principales sistemas de abastecimiento, Rodríguez afirma que también son deficientes, generando un suministro no equitativo y un servicio discontinuo.Afirma que la cobertura efectiva de la medición de la producción de agua es baja, lo que obstaculiza la implementación de un programa efectivo de control de pérdidas e impide disponer de datos confiables sobre la producción y el costo.A eso se agrega que las frecuentes interrupciones de energía eléctrica provocan disminución de las horas de bombeo, daños en los equipos eléctricos y agravan los problemas de contaminación.La falta de mantenimiento preventivo, pocos recursos y deficiencias en el diseño y construcción de plantas de tratamiento son otros de los problemas del sector APS que fueron identificados por Rodríguez en su obra.En cuando al derroche de agua dice que es una cultura predominante fomentada por tarifas insuficientes y por la política de no pago.Gestión comercial. Otro problema que afecta al sector APS es la gestión comercial, la cual se caracteriza por usuarios catastrados parcialmente; solo se factura a una parte de estos, hay alta morosidad, usuarios clandestinos de hasta 30% y falta de pago por instituciones públicas.El autor cita que el servicio se considera básicamente un bien público y las tarifas no tienen sentido de eficiencia y suficiencia y son establecidas sin responder necesariamente a la recuperación de costos, los niveles de consumo o la capacidad y disposición de pago de los usuarios.Agrega que la supervivencia de las instituciones dependen del subsidio del Gobierno central que incluye recursos para la inversión, gasto corriente, servicio a la deuda externa, pago de energía y exoneración impositiva.Además, el sector no tiene capacidad financiera para tomar préstamos.

Fuente: Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *