Nacionales

Pareja presidencial envía mensaje; Abinader llama dejar atrás pesimismo y disfrutar en familia

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El presidente Luis Abinader reflexionó la noche de este miércoles que “durante estas fiestas navideñas debemos dejar atrás nuestros pensamientos más pesimistas y disfrutar con nuestras familias y amigos del regalo que es estar juntos”.

En un breve mensaje acompaña de su esposa, la primera daman Raquel Arbaje, el jefe de Estado dijo que protegernos y proteger a los demás es el mejor acto de amor que podemos hacer en estas festividades de Navidad y Año Nuevo.

“Así volveremos a ver las sonrisas; volveremos a abrazarnos; volveremos a recuperar la salud”, añadió el mandatario.

Prosiguió aconsejando en el sentido de “que en estas navidades lo único que se transmita sea la esperanza”.

Para Abinader la Navidad es tiempo de celebrar en familia y compartir un mensaje de esperanza con toda la humanidad.

Expuso que el momento es oportuno para recordar a quienes viven una situación difícil por razones de salud o por razones económicas.

“También a aquellos que están lejos de sus hogares y seres queridos”, enlazó.

Recordó que hace dos mil años la situación tampoco era la ideal, y en ese sentido rememoró que la sagrada familia estaba en condiciones de vida muy difíciles. “En medio de esa precariedad nació Jesús”, manifestó.

Con aire de optimismo el presidente Abinader adujo que durante estas fiestas navideñas debemos dejar atrás los pensamientos más pesimistas y disfrutar con las familias y los amigos del regalo que es estar juntos.

 

Habla la Primera Dama

En el mensaje, y en una acción sin precedente, también tomó la palabra la primera dama Raquel Arbaje, quien dijo que este año con todos sus retos nos ha venido a recordar que lo más importante que podemos ofrecer a otros es nuestro tiempo de corazón.

“Hay un villancico que siempre me emociona al escucharlo. El del tamborilero. Nos cuenta la historia de un hombre que quiere hacer un regalo que agrade al niño Jesús, pero no tiene nada que ofrecer más que un viejo tambor. Llega frente al portal de Belén, inseguro de si su regalo será suficiente y le dedica al niño un canto de amor en su honor. El villancico termina con la frase: Cuando Dios me vio tocando ante él, me sonrió”, conversó Arbaje.

“De parte mía, de Raquel y de toda nuestra familia, les deseamos que Dios bendiga a todo el pueblo dominicano, y unas Navidades de paz, armonía, unión y esperanza para el nuevo año”, concluye el menaje de la pareja presidencial boca del presidente Abinader.

Fuente: El Nuevo Diario

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba