Nagorno Karabaj, el polvorín del Cáucaso que mide a Rusia y Turquía

Internacionales

Las claves de la nueva escalada bélica entre Armenia y Azerbaiyán, la más sangrienta en la región desde la Guerra de los Cuatro Días en 2016

Captura de un vídeo publicado por el Ministerio de Defensa de...

Captura de un vídeo publicado por el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán.
AFP

La nueva escalada bélica por el enclave de Nagorno Karabaj es la más sangrienta desde 2016. Ambos lados dicen que es el otro dispara artillería pesada, mientras vuelven los temores por la estabilidad del sur del Cáucaso.

¿Qué es Nagorno Karabaj?

Es un enclave de mayoría armenia dentro de Azerbaiyán que ha estado fuera del control de Bakú (capital azerbaiyana) desde hace décadas. La República de Artsaj es una república independiente de facto, pero que existe gracias al respaldo armenio. Viven unas 150.000 personas.

¿Por qué se disputan Armenia y Azerbaiyán ese territorio?

Entre 1918 y 1920, al final de la Primera Guerra Mundial, tanto Armenia como Azerbaiyán obtuvieron su independencia del Imperio Ruso. Allí surgió el problema de quién se quedaba con ese territorio, formalmente dentro de Azerbaiyán pero ya entonces con una población que mayoritariamente se consideraba armenia. La URSS sirvió para envolver ese conflicto, porque dejaron de ser países independientes. Moscú entregó el territorio a Azerbaiyán en 1921, y estableció la Región Autónoma de Nagorno-Karabaj en 1923, siempre como parte de la República Soviética de Azerbaiyán. El conflicto siguió dormido pero ya en los últimos años de la URSS -con la apertura de Mijail Gorbachov- comenzó a despertar.

¿Cómo empezó la violencia?

El declive y colapso de la Unión Soviética fue un factor importante que desencadenó la explosión de violencia. En esos años cobra fuerza el sentimiento nacionalista armenio, que a su vez desencadena el mismo proceso en Azerbaiyán. Los armenios de Nagorno-Karabaj reclamaron su integración en Armenia y miles de azerbaiyanos abandonaron la región. La guerra duró hasta mayo de 1994 (costó 30.000 vidas), cuando por fin Armenia y Azerbaiyán firmaron un alto el fuego, el Protocolo de Bishkek.

¿Qué es lo que ha pasado ahora entre Armenia y Azerbaiyán?

El domingo estallaron nuevos enfrentamientos entre Armenia y Azerbaiyán, justo en la disputada región separatista. Estos enfrentamientos en el territorio de Nagorno-Karabaj son los más graves desde 2016, con informes de decenas de muertos (al menos 68, aunque Bakú oculta parte de sus bajas) y cientos de heridos. El embajador de Armenia en Moscú asegura que Turquía había enviado alrededor de 4.000 combatientes desde el norte de Siria a Azerbaiyán y que ya estaban luchando allí, pero Bakú lo niega.

Nagorno Karabaj dijo ayer que había recuperado parte del territorio cuyo control había perdido el domingo. Según su versión, Azerbaiyán ha estado usando artillería pesada para bombardear diversas áreas. El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán dijo que las fuerzas armenias estaban bombardeando la ciudad de Terter. Bakú informó de siete civiles muertos, entre ellos una familia azerbaiyana de seis personas. Y Nagorno Karabaj, de dos civiles muertos, según AFP.

¿Cuál es el papel de Rusia?

Rusia quiere erigirse en árbitro, pero también es proveedor de armas de ambos y teórico aliado militar de Armenia. Fue Moscú quien medió para lograr el alto el fuego en mayo de 1994. También ayudó a poner fin a la Guerra de los Cuatro Días en abril de 2016, una escalada bélica que mató al menos a 110 personas. Al mismo tiempo Rusia también ha suministrado armas a Armenia y Azerbaiyán por valor de miles de millones de euros: vehículos de combate, lanzadores de misiles y también municiones.

Pero Armenia está más profundamente dentro de la órbita de Moscú como miembro de los bloques económicos y militares regionales liderados por Rusia (OTSC y Unión Económica Euroasiática), mientras que Azerbaiyán no lo es. Rusia tiene incluso una base militar en Armenia, pero en este enfrentamiento sólo se ha propuesto como mediador. Algunos observadores ven esto como un castigo de Vladimir Putin al primer ministro armenio, Nikol Pashinyan.

¿Por qué no se ha logrado una solución en estos años?

El alto el fuego de 1994 congeló el conflicto durante 22 años. En este período, el Grupo de Minsk, (una plataforma de mediación creada por la OSCE) trató de encontrar un acuerdo de paz. El equipo de mediación está compuesto por: Rusia, Estados Unidos y Francia, que representa la posición europea.

La principal razón del fracaso es que las posiciones de armenios y azerbaiyanos son demasiado inflexibles. Algunos analistas han criticado los intereses de Rusia, que se beneficia más de la situación actual que de cualquier otro escenario realista: la influencia en el Cáucaso es lo más importante para Moscú, pero también las infraestructuras energéticas que cruzan por la zona para unir el mar Caspio con la UE.

¿Cómo de importante es el apoyo de Turquía a Azerbaiyán?

El Gobierno turco apoya oficialmente a Azerbaiyán y sus reclamaciones sobre la región de Nagorno Karabaj. Las relaciones de Ankara con Ereván se vieron interrumpidas cuando los armenios ocuparon distritos azerbaiyanos en 1993, y la frontera está cerrada desde entonces. Desde 2011, Ankara ha apoyado de una manera más activa la postura de Bakú.

En parte es una estrategia política de consumo interno por parte del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pero tampoco hay que soslayar las aspiraciones de Ankara: más influencia en el Cáucaso y más independencia energética de Rusia, un plan que interesa a Bakú también. Turquía es miembro de la OTAN, esto le da unas garantías de seguridad en este conflicto pero también deja pocas opciones a su participación en un conflicto bélico ahí.

¿Por qué se han producido nuevos combates en los últimos años?

El ‘empate’ entre las fuerzas militares de Azerbaiyán y Armenia ya no es real. Gracias a sus recursos energéticos, Azerbaiyán ha invertido una enorme cantidad de dinero para incrementar sus fuerzas militares, asegurando una superioridad en el campo de batalla respecto al pasado. En la política azerbaiyana hay menos ganas de compromiso y mucho hartazgo por no haber conseguido mediante la negociación ningún avance hacia la recuperación de ese territorio. Han pasado dos décadas.

¿Qué implicaciones históricas enfrentan a ambos pueblos?

Los enfrentamientos han provocado una oleada de diplomacia para desactivar las tensiones reavivadas entre la mayoría cristiana de Armenia y principalmente la musulmana de Azerbaiyán. Pero las heridas son profundas. Durante el período de conquista del Imperio Otomano, los armenios fueron perseguidos por los turcos en varias ocasiones. La más notoria, el genocidio de 1915. Es un asunto muy doloroso para los armenios que al mismo tiempo enfurece no sólo a los turcos, sino a los propios azerbaiyanos.

¿De quién es en realidad ese territorio?

El Gobierno de Armenia a principios de los noventa reclamó oficialmente la región de Nagorno-Karabaj como parte de su territorio. Pero desde 1998 ha decidido apoyar la independencia de la región, para ganar así apoyo internacional a su causa mientras ejerce su papel de protector de los armenios que viven en la zona, y asume su representación.

Bakú, por supuesto, no atiende al principio de autodeterminación sino al de integridad territorial, a pesar de que la zona no representa más del 30% de sus recursos energéticos. Para el presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, es una cuestión de principios, pero también parte de una hipoteca política para ser respetado dentro y fuera del país.

¿Qué postura mantiene Irán?

Teherán apoya la posición de Armenia y a Nagorno-Karabaj. Existe una competencia entre Irán y Turquía por el control o el liderazgo de los musulmanes en el sur del Cáucaso. Pero Armenia no puede contar con Teherán por la lista de sanciones que sufre, pues le restan margen de maniobra.


Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Fuente: El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *