“Muy valientes ahora, pero gallinas en tiempos de Trujillo”

Nacionales
Vista parcial de la protesta. El bachiller Leopoldo Grullón habla a multitud.

Tras un proceso electoral fraudulento en diciembre de 1961, Guatemala se sumió en una serie de protestas iniciadas el 1 de marzo del 1962.

Encabezadas por estudiantes, las protestas iban acompañadas con paro de labores en las universidades y centros educativos, más adelante se les unieron obreros, sindicalistas, campesinos y pequeños empresarios.

La respuesta por parte del gobierno fue contundente, se emprendieron acciones represivas en contra de los manifestantes, unos fueron hechos prisioneros y otros sufrieron atropellos, con un saldo de 20 muertos y aproximadamente 500 heridos.

El dirigente estudiantil Asdrúbal Domínguez habló en la manifestación. Archivo.

Dimes y diretes
La Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) envió un cablegrama al presidente José Miguel Ydígoras Fuentes, donde expresaba: “Protestamos por detención y atropello a estudiantes. Pedimos sean libertados”. En esa oportunidad, Ydígoras dio una respuesta ajena a la solicitud de la FED: “Enterado su mensaje 14 del mes pasado.

Todo lo que ustedes oyeron y leyeron son falsedades de los mercaderes de la prensa norteamericana. A mi vez, les ruego gestionar activamente la libertad de Francisco Sagastume, diputado electo a nuestro Congreso Nacional y preso en las cárceles británicas en Belice”.

La represión continuó, grupos de estudiantes que protestaban fueron ametrallados en plena calle; la FED protestó nuevamente en un cablegrama que decía textualmente: “La FED une su voz a la Asociación de Estudiantes Universitarios y al Congreso Universitario exigiéndole su renuncia irrevocable”, a lo que el presidente centroamericano respondió aparentemente molesto: “Muy valientes ahora, pero gallinas en tiempos de Trujillo”.

Los jóvenes estaban ofendidos al ser llamados cobardes y disgustados por el desconocimiento del mandatario, que ignoraba la actitud valiente del estudiantado dominicano frente a la tiranía y que además, aún en tiempos del tirano, el movimiento clandestino 14 de Junio se inició con estudiantes.

Producto de esto, el 30 de abril a las tres de la tarde, más de 2,000 estudiantes universitarios y de secundaria, miembros de la Federación de Estudiantes Dominicanos y de otros grupos, protestaron frente a la embajada de Guatemala en el país, exigiendo la ruptura de las relaciones diplomáticas y la salida del embajador, coronel Ramiro Gereda Asturias, tildado por los manifestantes como “compinche de Trujillo e incondicional de Johnny Abbes”.

Respuesta colectiva
Según declaraciones del embajador Gereda, las protestas se desarrollaron en orden, a excepción de algunos agitadores, que no eran estudiantes, se dedicaban a caldear los ánimos.
“El día de hoy es de profunda significación, pues sin bandería alguna nos hemos reunido aquí para luchar denodadamente contra las acusaciones de cobardía”, expresó el dirigente estudiantil Asdrúbal Domínguez, ante una multitud durante el primer día de protesta.

Portaban pancartas que decían: “Abajo el payaso Ydígoras”, “Exigimos ruptura con dictadura”, “Tirano asesino de estudiantes”, “Ydígoras, guineo”, “Vivan los estudiantes guatemaltecos en su lucha por la libertad”; se decía que el presidente extranjero era admirador y colaborador del régimen de Trujillo, por esto había pancartas que rezaban: “Ydígoras, primer trujillista guatemalteco”, “Ydígoras, Trujillo te espera”, entre otras consignas.

Las reacciones de importantes figuras políticas, sindicatos y agrupaciones sociales, en contra de Ydígoras y su pronunciamiento no se hicieron esperar, Viriato Fiallo, presidente del partido Unión Cívica Nacional (UCN), expresó su descontento con las declaraciones, clasificándolas como una herida moral no solo para el estudiantado, sino también para el pueblo dominicano; en el programa Ante la Prensa transmitido por Radio Santo Domingo TV, Juan Bosch, presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), lo tildó de «payaso»; Horacio J. Ornes Coiscou, secretario general de Vanguardia Revolucionaria Dominicana, expresó que consideraba injusta la ofensa al estudiantado dominicano, porque a pesar de la opresión durante la Era, muchos se destacaron por su lucha en contra del régimen; por su lado, Juan Isidro Jiménez Grullón, presidente de Alianza Social Demócrata, rechazó el mantenimiento de relaciones con el gobernante; Julio Hazim, que en ese momento era estudiante de cuarto año en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en declaraciones al periódico La Nación, manifestó que Guatemala consideraba a Ydígoras como un dictador por su trato para con el pueblo, en especial los estudiantes, y Fernando Muñiz, secretario de organización del Frente Obrero Unido Pro Sindicatos Autónomos (FOUPSA), aprovechó una manifestación el Día del Trabajo para pedir al Consejo de Estado la ruptura de las relaciones diplomáticas con Guatemala.

Habla el embajador
Ramiro Gereda Asturias, alegó que nunca había apoyado a los Trujillo y sus relaciones fueron estrictamente diplomáticas y no personales. Desmintió la acusación de que Ydígoras Fuentes fuera un dictador, con el argumento de que si fuese así no hubiese oposición, libertad de prensa y otras libertades no posibles en una dictadura.

Desenlace esperado
El 2 de mayo, tras 3 días de protesta, los jóvenes se retiraron del frente de la embajada, luego que el canciller Fernando Amiama Tió anunciara, a través de un comunicado, la revisión de las relaciones diplomáticas con Guatemala y ordenara al encargado de negocios en Guatemala, Amaury Dargam, “trasladarse inmediatamente al país acompañado de su familia”; poco después hizo lo propio el gobierno guatemalteco con su embajador.

Las relaciones se restablecieron el 5 de diciembre de 1963.

*Por GLORIA CALDERÓN

Fuente: El Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *