Moscú protesta ante el embajador de EE.UU. por publicaciones de su misión diplomática sobre manifestaciones no autorizadas en Rusia

Internacionales

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, declaró que Moscú considera estas publicaciones sobre protestas de simpatizantes del político opositor ruso Alexéi Navalny «una injerencia directa en los asuntos internos» de Rusia.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, ha declarado este lunes que Moscú expresó su protesta ante el embajador estadounidense en el país, John Sullivan, por las publicaciones que hizo su misión diplomática sobre las manifestaciones no autorizadas, celebradas el pasado 23 de enero en decenas de ciudades rusas.

La vocera afirmó a Perviy kanal que el vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov, se reunió con Sullivan. El embajador estadounidense «fue informado de que la parte rusa considera estos materiales, así como las declaraciones del Departamento de Estado de EE.UU., una injerencia directa en los asuntos internos de nuestro país», declaró Zajárova.

El pasado viernes, la Embajada de EE.UU. publicó una advertencia para sus ciudadanos en la que instó a que evitaran estar en los lugares donde iban a desarrollarse las protestas antigubernamentales y se abstuvieran de participar en las actividades relacionadas en apoyo al opositor ruso, advirtiendo de que todas estas acciones, con toda probabilidad, no contarían con la autorización de las autoridades locales. Para que los estadounidenses supieran qué lugares concretamente deberían evitar, los diplomáticos dieron una lista de 12 ciudades rusas, entre ellas Moscú y San Petersburgo, con las plazas y las calles en las que planeaban congregarse los manifestantes.

En respuesta, el Ministerio de Exteriores ruso acusó a la Embajada estadounidense de «‘informar’ en detalle en su sitio web dónde y cuándo estaban previstos los eventos no autorizados», sosteniendo que «datos tan exhaustivos van más allá del ‘cuidado’ de sus propios ciudadanos en Rusia».

El día de las protestas, Rebecca Ross, portavoz de la Embajada estadounidense, escribió en un tuit que «Estados Unidos apoya el derecho de todas las personas a la protesta pacífica y a la libertad de expresión», agregando que «las medidas que están tomando las autoridades rusas están reprimiendo esos derechos». La Cancillería rusa, a su vez, instó a EE.UU. a que se ocupe de sus problemas y deje de interferir en los asuntos internos de otros Estados.

El 23 de enero, miles de personas salieron a las calles en decenas de ciudades de Rusia para exigir justicia para el opositor Alexéi Navalny, arrestado tras su llegada al país desde Alemania, donde se encontraba desde finales del pasado agosto recibiendo tratamiento tras ser envenenado con un agente nervioso del grupo Novichok.

  • El 18 de enero, Navalny fue enviado a un centro de detención preventiva por 30 días, en el marco del caso Yves Rocher, en el que está acusado de fraude a gran escala en el ámbito de la actividad empresarial. El opositor vincula su persecución judicial en Rusia con su actividad política y culpa al presidente Vladímir Putin de haber ordenado su asesinato mediante el envenenamiento.
  • Putin, por su parte, negó la responsabilidad del Estado ruso en lo ocurrido a Navalny y tachó la investigación periodística realizada por Bellingcat, The Insider y otros medios, que concluyó que detrás del envenenamiento del opositor estaba un grupo de agentes del FSB, de «legalización de materiales de los servicios de inteligencia estadounidenses».

Más información, en breve.

Fuente: RT Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *