Nacionales

Manuel Núñez aplaude decisión del presidente Abinader de construir doble verja perimetral y hospitales en Haití

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El destacado historiador Manuel Núñez, expresó su apoyo al presidente de la república, Luis Abinader, en su decisión de construir una línea divisoria entre República Dominicana y Haití durante la segunda mitad del presente año.

Consideró que un aspecto fundamental para la materialización de este proyecto es que la población brinde su apoyo a las medidas de seguridad que se tomarán, que combinarán medios físicos y tecnológicos.

Estas medidas incluirán la construcción de una doble verja perimetral en las zonas más conflictivas y una simple en el resto del lugar. También, se instalarán cámaras de reconocimiento facial, sensores de movimiento, radares y sistemas de rayos infrarrojos.

Además, dijo estar a favor de la construcción de hospitales en la frontera, iniciativa que forma parte del convenio firmado por Abinader y el presidente haitiano Jovenel Moïse.

Esta disposición permitirá al Estado actuar contra el trasiego de mujeres embarazadas procedentes de Haití, que Núñez definió como un “negocio” que conlleva un gasto de 125 millones de pesos anuales para el gobierno dominicano.

El número de parturientas haitianas se ha triplicado en los últimos diez años, llegando a 30.322 nacimientos en 2020, es decir, el 27 % de los nacimientos en el conjunto del país, lo que supone que entre el 10 % y el 14 % de todo el presupuesto hospitalario la nación se dedica a las extranjeras, de acuerdo a cálculos del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Según Núñez, esta sería la primera vez que un mandatario se preocupa por controlar el problema migratorio existente en el país.

El galardonado escritor destacó que, en los gobiernos de Hipólito Mejía, Leonel Fernández y Danilo Medina la irresponsabilidad fue un factor determinante que impulsó la penetración de inmigrantes haitianos en el territorio nacional. “Para ellos, el defender la nación dominicana era algo vergonzoso” puntualizó.

En una entrevista realizada por el periodista Onorio Montás, para el programa de radio Dejando Huellas, el historiador indicó que: “En estos gobiernos, la mayor preocupación era desacreditar a los nacionalistas que estábamos defendiendo los empleos, hospitales y las escuelas de los dominicanos, que están siendo asaltados por una inmigración que entra a sacos en el país.”

Además, declaró que, con respecto a la crisis migratoria, el único aspecto positivo del mandato de Hipólito Mejía fue la creación de la Ley General de Migración no. 285, que ordena y regula los flujos migratorios en el territorio nacional, tanto en lo referente a la entrada, la permanencia y la salida del país, como a la inmigración, la migración y el retorno de los individuos.

Sin embargo, el estudioso manifestó que esta ley fue boicoteada continuamente durante el gobierno de Leonel Fernández. “Se inventaron que para aplicar la ley de migración había que hacer el reglamento” detalló.

Núñez consideró que el expresidente no promulgó ningún tipo de reglamento para hacer cumplir esta ley debido a que no era una prioridad para él.

Además, hizo énfasis en que, a pesar de que, en su momento, aliados del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pidieron al exmandatario tomar acción contra la situación fronteriza, no lograron obtener respuestas positivas a sus quejas.

A su vez, acusó al expresidente Danilo Medina de mostrar simpatía a la fusión de la isla a causa de la presión de diversas instituciones internacionales.

“En ese gobierno, había individuos comprometidos con la fusión, que no creen en nuestra independencia y quieren echar por tierra, en alas de una supuesta solidaridad con Haití, nuestro estatus de nación independiente” afirmó.

El historiador mostró su descontento al apoyo brindado por Medina al Plan Binacional Quisqueya, realizado por Juan Bautista Vicini y Fernando Capellán en el año 2015, para el desarrollo de la zona fronteriza, que planteaba la creación de proyectos de manufactura, energía, agricultura y turismo sostenible en 4 zonas geográficas que disponen de gran potencial económico y social, alegando que la intensión del mismo era transformar a Haití y la República Dominicana en un mismo país.

“La voluntad política de Leonel Fernández y Danilo Medina no estaba al servicio de la nación, más bien estaba al servicio de los organismos internacionales y su ideología fusionista” dijo.

Por esta razón, manifestó que ambos tenían una tendencia militar en contra de los intereses y derechos del pueblo dominicano.

El historiador explicó que durante el tiempo en el que el PLD estuvo en el poder, la construcción de una línea divisoria entre Haití y la República Dominicana era vista como una utopía más que como un proyecto que se haría realidad.

Por otro lado, Núñez se refirió a la crisis política que se vive actualmente en Haití, indicando que apoya la ayuda internacional que recibe el país vecino, puesto que supone un factor de importancia en la mejora de las condiciones de vida de los haitianos.

También, exhortó al gobierno haitiano a cuidar las infraestructuras donadas por los diversos países debido a que muchas de ellas se encuentran en mal estado o están totalmente abandonadas.

Según informó, solo se encuentra funcionando un hospital construido por Brasil, debido a que este país envió sus propios médicos y las medicinas que son utilizadas.

Indicó que Fernández donó una universidad al vecino país, luego del desastre ocasionado por el terremoto del 2010, que es poco frecuentada por los haitianos debido a las malas condiciones que presenta, razón por la que los alumnos prefieren realizar sus estudios en suelo dominicano.

“En la República Dominicana hay más estudiantes universitarios haitianos que en Haití” concluyó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba