Deportes

Jeremy Peña confirma con Estrellas su cotización

“Buen chance de ser parte de nuestra nueva camada de SS en MLB”. Palabras mayores y de una voz autorizadas. Quien escribe las líneas en un tweet es Manny Acta y hace referencia a Jeremy Peña. Acta lo tomó como la sexta selección de la primera ronda del sorteo de novatos de 2019 ha traslado al terreno lo que decía su reporte de escuchas. Al torpedero le entregaron el campo corto de las Estrellas Orientales y tanto con su guante como con el madero no ha parado de ganar elogios. Peña encadenó una cadena de 10 partidos bateando de hit (que terminó el domingo en el Julián Javier), un trayecto que le permitió acuñarse con el cuarto mejor promedio antes de la jornada del lunes con .314 al irse de 51-16. Su hoja presenta dos dobles, un cuadrangular, cinco anotadas y una remolcada. También un techo enorme por aprender, como lo dice su elevado número de ponches (11) y escaso de boletos (1) que afecta su porcentaje de embasarse (.327). Unos números que lo convierten en serio candidato al premio Novato del Año que será anunciado al finalizar la serie regular. Nacido el 22 de septiembre de 1997 en Santo Domingo, es hijo del ex intermedista Gerónimo Peña, quien jugara en Grandes Ligas entre 1990 y 1996 para Cardenales e Indios y sobresaliera en la Lidom con el Licey. Jeremy Joan llegó al campamento verde para compartir la posición con el veterano Gustavo Núñez y hacer combinación en el medio del terreno con Domingo Leyba. El talento de Peña comienza a llamar la atención mientras estudiaba el bachillerato en Classical High School en Providence, donde también sobresalía en campo traviesa al punto de ganar un campeonato estatal y lograr dos nominaciones All-Division en Rhode Island. En 2015 inscribió su nombre en el sorteo aficionado de la MLB y los Bravos lo tomaron en la ronda 39, casilla 1,1170. Una oferta que rechazó, decidió aceptar una beca de división uno en la Universidad de Maine y en tres campañas colocó una línea ofensiva de .305/.369/.442. Volvió al sorteo en 2018 y allí los Astros lo tomaron en la tercera ronda (selección 102) y le entregaron un bono de US$535,000. El nivel más alto que ha alcanzado es Clase A+ (2019) y su capacidad para hacer contacto ha sido la constante. ¿Qué dice el reporte?
“Su primer paso rápido y sus acciones suaves le dan un amplio rango, y tiene un brazo más para hacer todos los lanzamientos necesarios. Sus herramientas le permitirán jugar en cualquier parte del cuadro y servir como un hombre de utilidad si no golpea lo suficiente para convertirse en un jugador de todos los días”, dice el reporte de MLB Pipeline, el sitio oficial de las Grandes Ligas sobre los jugadores que no han alcanzado el máximo nivel. En 2021 tiene proyectado comenzar en AA con los Corpus Christi Hooks y puede avanzar hasta AAA en Round Rock Express. “Peña hace contacto regular con todas las zonas del campo y tiene un enfoque paciente. Tiene la fuerza para hacer algo de daño en el plato, y los Astros están trabajando con él para intentar desbloquear algo de poder en su swing diestro. Tiene una velocidad sólida y una naturaleza agresiva en las bases”, concluye el reporte, que le da un 45 en la escala 80-20. Sobresale el brazo (60), defensa (60) y velocidad (55).

Fuente: Diario Libre

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba