Impeachment de Trump | Las palabras de Trump por las que lo acusan de incitar la invasión al Congreso

Internacionales
  • Redacción*
  • BBC News Mundo

Donald Trump

Pie de foto,

Trump llamó a sus seguidores a marchar al Capitolio el pasado 6 de enero.

¿Fue Donald Trump el instigador del asalto al Capitolio?

Para la mayoría de los miembros de la Cámara de Representantes que votaron en enero por un segundo impeachment contra el presidente, hay sospechas suficientes como para imputarle «incitación a la insurrección».

Los demócratas, con el apoyo de 10 republicanos, votaron el mes pasado 232-197 a favor del juicio contra el presidente que comenzó en el Senado este martes de febrero.

Los miembros de la Cámara baja argumentaron que puso en peligro la seguridad de EE.UU. al llamar a la protesta que se tornó violenta en el Capitolio el pasado 6 de enero, la cual dejó cinco muertos.

La Cámara alta ahora determinará la validez de las pruebas y dará un veredicto. Trump es el primer presidente de EE.UU. en haber sido sometido a un segundo impeachment.

El exmandatario niega las acusaciones y ha calificado este proceso como una «continuación de la caza de brujas» en su contra.

Y sus abogados argumentan que debido a que ya no es presidente, no debería permitirse un juicio en el Senado.

Título del video,

El momento en que simpatizantes de Trump irrumpen en la sede del Congreso en Estados Unidos

Pero ¿qué fue lo que dijo Trump a sus seguidores y por qué ha sido tomado como una incitación al violento asalto al Congreso de EE.UU.?

«Caminaremos hasta el Capitolio»

El presidente habló durante poco más de una hora ante miles de simpatizantes que se congregaron en el Monumento a Washington el 6 de enero, día en que el Congreso certificaba la victoria de Joe Biden.

Ahí Trump enumeró casos de supuestos fraudes electorales en varios estados -que nunca pudo probar ante los tribunales- en la elección del 3 de noviembre de 2020.

Pero también arremetió contra los republicanos «patéticos» y «débiles» que no apoyaron su exigencia de detener la certificación de votos que se llevaría a cabo momentos después en el Congreso.

Pie de foto,

El evento fue llamado «Marcha para salvar a EE.UU.» y se dio frente a la Casa Blanca.

«Increíble por lo que tenemos que pasar, y tener que hacer que tu gente luche. Si ellos no luchan, tenemos que eliminar a los que no luchan», arengó a sus seguidores.

«Caminaremos hasta el Capitolio y vitorearemos a nuestros valientes senadores y congresistas», dijo, incluyéndose en la marcha en la que, sin embargo, nunca participó. «Caminaremos y estaré allí con ustedes«, repitió (después del discurso volvió a la Casa Blanca).

Y entonces pidió «luchar como demonios» porque si no, les dijo a sus seguidores, «ya no van a tener país».

«Así que vamos a caminar por la avenida Pensilvania al Capitolio. Vamos a intentar darles a nuestros republicanos, a los débiles, porque los fuertes no necesitan nuestra ayuda, el tipo de amor propio y audacia que necesitan para recuperar nuestro país».

Pie de foto,

Trump habló ante sus seguidores detrás desde un podio protegido por placas transparentes.

«Sé que todos los presentes pronto marcharán hacia el edificio del Capitolio para hacer oír sus voces de manera pacífica y patriótica. Hoy veremos si los republicanos se mantienen firmes a favor de la integridad de nuestras elecciones», añadió.

Esta es la única vez que mencionó la palabra «pacíficamente». En contraste, usó la palabra «luchar» 14 veces, aunque nunca ordenó explícitamente a sus seguidores que ingresaran al edificio del Capitolio.

Los abogados de Trump niegan que esto haya sido una instigación y remarcan que el entonces presidente «no ordenó a nadie que cometiera acciones ilegales».

Al final, la irrupción a la sede del Legislativo fue violenta.

¿Qué es la incitación ante la ley? Lo explica el profesor Garrett Epps, de la Universidad de Baltimore.

La incitación no es un delito según la Primera Enmienda, a menos que cumpla con ciertos criterios: debe tener la intención de causar violencia (y se infiere esa intención de las circunstancias) y tiene que ser probable que cause violencia.

Si voy al centro de la ciudad y les digo a dos borrachos parados frente a un banco «robemos este banco ahora mismo», realmente no he incitado a nadie, porque no es muy probable que lo hagan. Tiene que ser probable que cause -y esto es muy importante- una inminente acción violenta.

Si digo que nos reunamos aquí mañana y rompamos cosas, no estoy incitando porque -en palabras de la Corte Suprema- donde hay tiempo para que prevalezcan mejores consejos, el remedio para el discurso es más discurso. Por lo tanto, debe ser algo dirigido y debe ser probable que cause una inminente acción violenta.

Pie de foto,

Los partidarios de Trump enfrentaron a los agentes de seguridad en los accesos al Congreso.

¿Qué pasaría en un tribunal de justicia? Es bastante raro que alguien pueda ser culpado por incitación.

Al aplicar eso al discurso del presidente en el mitin del miércoles, es un caso angustiosamente cercano a eso.

Es bastante inminente, porque le está diciendo a la gente que marche hacia el Capitolio y que él marchará con ellos. No habría tiempo para que prevalecieran mejores consejos porque simplemente dejaría el estrado y caminaría por la avenida Pensilvania.

Dice que hay que luchar y mostrar fuerza, pero también que será de manera muy pacífica y patriótica, por lo que se está cubriendo. Al final, creo que es una decisión para un jurado.

No estoy seguro de que el presidente tenga derecho a una desestimación de los cargos. Existe cierta discusión sobre cómo los líderes de gobierno tienen más libertad de acción, pero no sé cómo terminaría esto.

Claramente él sabía que había personas en esa multitud que estaban listas para ser violentas y tenían la intención de serlo, y ciertamente no hizo nada para desalentar eso. No solo no hizo nada para disuadirlo, sino que insinuó firmemente que eso debería suceder.

¿Estuvo planeado el asalto?

Durante las semanas previas, el presidente marcó «el 6 de enero como un día de la verdad», explica el corresponsal de la BBC en Washington, Anthony Zurcher.

«Les dijo a sus seguidores que vinieran a Washington DC y desafiaran al Congreso… Y el miércoles por la mañana, el presidente y sus oradores previos pusieron en marcha el torbellino», añade.

Trump usó Twitter -red social de la que luego fue vetado- para promover la marcha. «Gran protesta en DC el 6 de enero», tuiteó el 19 de diciembre, pidiendo asistir pues «¡Será salvaje!», dijo.

Tuits similares vinieron los días 27 y 30 de diciembre, así como el 1 de enero, cuando usó la etiqueta #StopTheSteal (Detengan el robo).

Justamente Stop the Steal es el nombre de uno de los grupos más numerosos que se creó en línea horas después de la elección de noviembre pasado, según una investigación del diario The New York Times.

Llegó a acumular 320.000 miembros hasta que Facebook lo eliminó, por lo que muchos seguidores se mudaron a plataformas como Parler y Gab, donde se organizó la protesta de este 6 de enero.

Pie de foto,

«Detengan el robo» es el lema que adoptaron muchos seguidores de Trump y que se convirtió en un grupo en redes sociales.

Desde otros grupos, como «Secesión del Estado Rojo» (el rojo es el color de los republicanos y el azul el de los demócratas), la euforia se calentó más conforme se acercaba la fecha: «Si no estás preparado para usar la fuerza para defender la civilización, entonces estate preparado para aceptar la barbarie», decía un mensaje.

En la publicación, que se volvió viral, las personas compartían fotos del armamento, incluidos rifles de asalto, que planeaban llevar a la concentración en la capital.

Según la investigación, hubo comentarios que hacían un llamado a «ocupar» el Capitolio y obligar al Congreso a revocar las elecciones de noviembre.

Pie de foto,

Algunos de los manifestantes estaban preparados con chalecos antibalas.

Como fue evidente después, miembros de movimientos como QAnon, Proud Boys y algunos «influencers» como Tim Gionet participaron en el asalto al Congreso.

Cambio de tono

Quizás por las posibles implicaciones legales, más de 24 horas después del asalto Trump cambióde tono, condenó la invasión y admitió que en unos días lo relevará el demócrata Biden.

«Hemos pasado una elección intensa y hay muchas emociones, pero ahora es momento de calmar los ánimos y de recuperar la calma«, dijo Trump en un video en la Casa Blanca publicado la noche del jueves.

«El 20 de enero se juramentará un nuevo gobierno. Mi objetivo ahora es asegurar un traspaso de poder ordenado. Este momento requiere llamar a cerrar heridas y a la reconciliación», dijo en un tono conciliador, muy diferente al exhibido en otro video el miércoles pocas horas después del asalto al Capitolio por parte de sus seguidores.

Trump se mostró «indignado» por el «atroz ataque» al Congreso por el que ahora debe responder ante el Congreso.

*Esta nota fue publicada originalmente el 8 de enero y actualizada con motivo del inicio del juicio político a Trump en el Senado.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Fuente: BBC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *