Geólogo sugiere a Barrick evaluar otra zona para presa de desechos

Nacionales

El geólogo Victor Santos Suriel, expresidente de la Sociedad Dominicana de Geología (Sodogeo), consideró que los planes de la minera Barrick Pueblo Viejo de construir una presa de colas o de desperdicios sobre el río Cuance, en Yamasá, provincia de Monte Plata, representa una amenaza permanente a la disponibilidad y calidad del agua de la zona y del Gran Santo Domingo.Por tal razón, Santos recomienda que la empresa minera evalúe otras ubicaciones fuera de la cuenca del río Ozama o que implemente una nueva tecnología, más amigable al medio ambiente, que permita almacenar las colas en seco próximo a la mina en la provincia Sánchez Ramírez.Se recuerda que el año pasado Barrick anunció un plan de expansión de la mina de Pueblo Viejo que le permitirá mantener una producción de oro de aproximadamente 800,000 onzas anuales hasta el año 2030.Santos recuerda que en los primeros siete años de producción comercial la empresa minera explotó la parte más rica en oro del yacimiento y sus desechos están siendo depositados en la presa de colas El Llagal, construida próximo a la mina y cuya vida útil terminará en el año 2022.Indica que actualmente Pueblo Viejo tiene una capacidad de procesar 24,000 toneladas por día, mientras que el proyecto de expansión contempla procesar el material de baja concentración de oro y para lograr los niveles de producción proyectados deberán aumentar la capacidad del proceso, aumentando la generación de desperdicios mineros y también el consumo del agua, viéndose en la necesidad de construir una nueva presa de colas donde depositar los desechos.Alternativas. Santos cita que Barrick optó por construir la nueva presa en el cauce del río Cuance, en una garganta topográfica en la loma El Rayo, en Yamasá, al sureste de la mina de Pueblo Viejo, en la parte alta de la cuenca del río Ozama, a menos de cuatro kilómetros de ese cuerpo de agua.Alerta que en la zona se podrían depositar 400 millones de metros cúbicos y mantener debajo de agua de forma permanente partículas sólidas finas y sustancias nocivas al medio ambiente, que por su peligrosidad no pueden nunca entrar en contacto con ningún cuerpo de agua superficial o subterránea.También que almacenarían sólidos sin procesar de materiales sulfurosos estériles, sin contenido de oro provenientes del minado, que si son depositados a la intemperie pueden generar drenaje ácido.“La presa de Cuance sería construida de tierra, en un diseño de construcción denominado Aguas Abajo, que es la forma más barata para almacenar los desechos mineros. Todas las presas de colas tienen dos riegos perpetuos: el riesgo sísmico y el riesgo de períodos anómalos de alta precipitación de agua.Su gestión requiere de supervisión y mantenimiento constante aun después del cierre de la mina. En esencia, son estructuras construidas para mantener en espacio confinado para siempre los desechos tóxicos y estériles de la mina”, advierte Santos.Recomienda que Barrick evalúe otras localizaciones para construir la nueva presa de colas, preferiblemente en Sánchez Ramírez, fuera de la cuenca del río Ozama en Monte Plata.Insiste que los riegos sísmicos, pluviométricos y de manejo son muy altos, ya que amenazarían por tiempo indefinido la disponibilidad y calidad del agua del río Ozama, proveedor de agua al Gran Santo Domingo, lugar donde residen más de tres millones de habitantes.Sugiere ponderar la implementación del sistema de deposición de los desechos mineros en seco, que aunque aumentaría los costos, mejoraría la sostenibilidad ambiental del proyecto en Pueblo Viejo y traería tranquilidad a las poblaciones de Peralvillo y Yamasá, en Monte Plata.Cierre de mina. El reconocido geólogo señala que cuando cesen las operaciones de Barrick pasará al Estado dominicano la supervisión y mantenimiento de las presas de colas El Llagal y, si le permiten, también la futura presa de Cuance.Recuerda que la experiencia del Estado en supervisión y mantenimiento de la presa de colas Mejita, utilizada en la antigua Rosario Dominicana, ha sido muy deficiente, al punto que se necesitan más de 600 millones de pesos para reparar su muro.Refiere, además, que el accidente del año pasado en la presa de colas de Brumadinho en Brasil creó a nivel mundial mayor conciencia sobre la peligrosidad y sostenibilidad ambiental de esos almacenamientos de desechos mineros, por lo que las empresas mineras están evaluando nueva soluciones.¿Contaminantes?Santos refiere que Barrick-Pueblo Viejo no hace pública la composición química de sus desechos mineros depositados en la presa de El Llagal y solo se limita a publicar en Facebook: “Nuestra presa de colas no almacena productos contaminantes”, mostrando una foto.“ Sin embargo, nos preguntamos, si no son contaminantes, ¿por qué hay que almacenar esas sustancias debajo el agua en la presa de colas para siempre en El Llagal? Si no fueran agentes contaminantes se pudieran verter al medio ambiente”, razona.

Fuente: Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *