Fittipaldi niega esconder parte de su patrimonio para evitar pago de deudas

Deportes

El expiloto brasileño Emerson Fittipaldi, bicampeón mundial de la Fórmula Uno, reconoció este lunes tener dificultades financieras y deudas ‘desproporcionadas’, pero dijo que es mentira que haya escondido parte de su patrimonio para evadir su responsabilidad.

De acuerdo con un comunicado divulgado este lunes por su asesoría de prensa, el expiloto señaló que se trata de una ‘acusación fantasiosa inventada por acreedores malvados que han elegido el camino de la calumnia en lugar del camino del diálogo y el sentido común’.

Las explicaciones del bicampeón se dan luego de que el banco Safra, entidad a la que el piloto debe unos 800.000 reales (unos 148.148 dólares) señalara a la Justicia que el expiloto llevaba una vida de lujos en los Estados Unidos pero escondía su patrimonio para no pagar sus deudas.

Según el banco, Fittipaldi ‘se vale de empresas fachada, vacías y sin actividad alguna, para conseguir créditos y, tras incumplir su obligación, consigue proteger su valioso patrimonio por medio de esas empresas ‘escudo».

Fittipaldi responde en la actualidad por más de un centenar de procesos fiscales por deudas estimadas en más de 55 millones de reales (unos 10,1 millones de dólares).

De acuerdo con las explicaciones del bicampeón, las deudas son producto de inversiones que no funcionaron en Brasil, por lo que tuvo que recurrir a préstamos bancarios que por los intereses hicieron que sus obligaciones financieras crecieran ‘desproporcionadamente’.

‘Sin embargo, una parte importante de las deudas se pagó, con recursos o propiedades’, indicó en el comunicado.

Campeón en la temporadas mundiales de Fórmula Uno en 1972 por Lotus y en 1974 por McLaren, Fittipaldi abandonó el intento de un tercer campeonato para dedicarse a otros proyectos, entre ellos, el de construir el primer auto brasileño de Fórmula Uno, el Copersucar-Fittipaldi.

Aunque el automóvil llegó a correr 104 carreras tras su debut en 1975, nunca ganó un campeonato y terminó siendo un fracaso que le costó más de 7,5 millones de dólares.

En 1984 Fittipaldi volvió a las pistas para competir en la Fórmula Indy en los Estados Unidos, donde recuperó sus finanzas pero, tras retirarse de la competición, 12 años después invirtió su dinero en nuevos proyectos que igualmente fracasaron.

Fuente: Diario Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *