España y su inquietante segunda joroba

Internacionales

¿Por qué el virus se ensaña con España? La pregunta trasciende nuestras fronteras. Mientras, el FBI es protagonista en EEUU y prosigue el infierno de Lesbos

Un hombre pasea por una calle de Benidorm.

Un hombre pasea por una calle de Benidorm.
GETTY

CUÁNDO. Esta semana. DÓNDE. Alemania. QUÉ. El ministro de Sanidad Jens Spahn y el virólogo Christian Drosten se han referido a la situación en España por el coronavirus con intriga y temor.

España no sólo preocupa a los españoles, sino a Europa y, en especial, a Alemania, cuyos expertos en Sanidad se han referido esta semana a nuestra delicada situación a cuenta del coronavirus. Si los españoles no dejamos de cuestionarnos por qué el Covid-19 se ensaña de nuevo con nosotros con su «segunda joroba» (como le gusta llamar Boris Johnson a la segunda ola), qué decir de lo que piensan los cuidadosos y calculadores alemanes.

«La situación en España me preocupa y, además, no puedo explicar lo que está pasando allí», confesó el martes Jens Spahn. El ministro de Salud germano recordó que «no hay muchos otros países en la Unión Europea que adoptaran medidas tan duras como España en la primera ola». De ahí que, ante la incredulidad de no existir una causa clara, el titular teutón instó a investigar «en profundidad» las razones de la triste situación en España.

Para los medios británicos, el motivo de la segunda joroba española es una clase política envenenada. «Los políticos españoles carecen de un espíritu de consenso y colaboración muy necesario en la lucha contra el coronavirus», se escuchaba en la cadena BBC. «Mientras se ha saltado de una a otra medida, se han buscado culpables y han continuado las disputas políticas, el virus ha seguido propagándose», se podía leer en el diario The Guardian.

Christian Drosten, el virólogo de cabecera de los alemanes, ha posado también su dedo índice sobre España. Pero para tomar nota y poner en guardia a la Cancillería de Angela Merkel. «Lo que vemos ahora en España, lo veremos también en Alemania si no reaccionamos pronto y de manera que sea soportable para la economía», avisó Drosten, con su voz serena y lenguaje sencillo por el que le han bautizado como «comunicador de la nación» o «Papa del coronavirus». Habrá que estar atentos a Herr Drosten.

El director del FBI, Christopher Wray.
El director del FBI, Christopher Wray.

¿CUÁNTO LE QUEDA EN EL CARGO AL DIRECTOR DEL FBI?

CUÁNDO. El jueves. DÓNDE. EEUU. QUÉ. El director del FBI, Christopher Wray, aseguró que Rusia está interfiriendo en las elecciones presidenciales de 2020 para socavar a Joe Biden.

«No me gustaron sus respuestas». Así de claro lo dejó el viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al ser cuestionado sobre las declaraciones que había realizado un día antes el director del FBI, Christopher Wray, en una audiencia ante el Congreso norteamericano.

Wray, que fue designado por Trump en 2017 por ser «un hombre de credenciales impecables», manifestó que Rusia está «muy activa para influir en las elecciones de 2020, creando un ritmo constante de desinformación para sembrar división y denigrar a Joe Biden«, el rival demócrata electoral de Trump.

«El problema ahora es China. Que no lo haya dicho, me molesta», añadió Trump, dejando la puerta abierta a cesar a quien fuera también fiscal adjunto con George W. Bush. De retirarle Trump del cargo, Wray seguiría los mismos pasos que su antecesor, James Comey, despedido por el magnate cuando el FBI investigaba el hackeo por parte de Moscú a varias agencias gubernamentales en la anterior campaña presidencial.

Putin, Trump, FBI… Los mismos elementos que en los comicios de 2016. Quienes gusten bucear en los vínculos de estos protagonistas, tienen ahora el libro perfecto: La necedad y la gloria, del experto en temas de seguridad y Premio Pulitzer Tim Weiner.

El campo de Kara Tepe (Lesbos).
El campo de Kara Tepe (Lesbos).

De los caminos y los árboles a las casas de plástico

CUÁNDO. El jueves. DÓNDE. Lesbos (Grecia). QUÉ. La policía empezó a trasladar a los miles de refugiados que se vieron afectados por el incendio del campo de Moria al de Kara Tepe.

Todo comenzó en enero de 2015, cuando los civiles sirios que huían de las bombas de Bashar Asad se lanzaron a cruzar desde tierras turcas hasta la próspera Europa, en forma de paradisiacas islas griegas. Los vimos llegar en balsas de juguete con sus hijos abrazados y lágrimas en los ojos, y allí siguen, en enclaves como Lesbos o Samos, donde malvivieron con las ratas del campo de Moria y ahora se hacinan en sus hogares de plástico de Kara Tepe. Entre uno y otro campo, han pasado el final del verano en el borde de la carretera (como hicieron los haitianos tras el terremoto de 2010) o bajo las copas de los árboles.

«No sólo el campo de Moria está en ruinas, sino toda la política europea de asilo», es el mensaje principal de un amplio reportaje, elaborado por 16 periodistas, en el semanario alemán Der Spiegel. Europa está en plena pandemia, pero también tiene que buscar la vacuna contra esta otra enfermedad ya crónica.

LO QUE ESTÁ POR VENIR

Una atípica (por virtual) Asamblea General de Naciones Unidas arrancará el martes con los ‘platos fuertes’ de Bolsonaro, Trump, Xi, Putin y Erdogan. Ese día, ya sabremos los resultados de las elecciones regionales de Italia y del referéndum para reducir el número de parlamentarios. El jueves, arrancará en Bruselas un consejo europeo extraordinario. Una jornada antes, la Comisión Europea de Ursula von der Leyen presentará su esperado nuevo pacto sobre la migración y el asilo.


Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Fuente: El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *