Escocia se convierte en el primer país del mundo en proporcionar gratis productos de higiene femenina

Internacionales

Bajo la nueva legislación, Edimburgo desarrollará un plan para garantizar el acceso a estos productos en todas las instituciones públicas del país.
Los miembros del Parlamento escocés aprobaron este martes por unanimidad el proyecto de ley denominado ‘Period Products Bill’, que propone diferentes formas de garantizar el acceso gratuito a los productos de higiene femenina.Escocia se convierte así en el primer país de mundo en dar un paso de este tipo hacia la solución del problema de la pobreza menstrual, definida como la falta de acceso a compresas, tampones y otros productos necesarios para el cuidado de la salud femenina, así como la falta de educación en temas de higiene menstrual.Monica Lennon, diputada del Partido Laborista Escocés que presentó el proyecto de ley, ve estos productos como una necesidad básica e insiste en que «nadie debería tener que preocuparse de dónde vendrá su próximo tampón».

Anteriormente, los productos para la menstruación ya se ofrecían de forma gratuita en colegios, institutos y universidades locales. Bajo la nueva legislación, el Gobierno tendrá la obligación legal de establecer un esquema para garantizar el acceso a estos productos en todas instalaciones públicas del país.»Orgullosa de votar a favor de esta innovadora legislación que convierte a Escocia en el primer país del mundo en ofrecer productos menstruales gratuitos para todas aquellas que lo necesiten», tuiteó la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon. «Bien hecho a todos los que trabajaron para hacerlo realidad», agregó.¿Qué tan grande es el problema de la pobreza menstrual?En 2018, la organización juvenil Young Scot, respaldada por el Gobierno escocés, realizó una encuesta con la participación de 2.050 personas, una cuarta parte de las cuales confesó tener problemas para acceder a productos de higiene femenina.Otro estudio realizado por la organización no gubernamental Plan International en todo el Reino Unido reveló que el 10 % de las adolescentes británicas de entre 14 y 21 años no pueden permitirse productos sanitarios, el 15 % tienen dificultades para comprarlos y el 19 % se ven obligadas a utilizar productos de calidad relativamente baja debido a su alto costo.Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en algunos países menos desarrollados, la mayoría de las adolescentes ni siquiera saben de la menstruación antes de experimentarla por primera vez. Además, debido a que en estos países los productos menstruales son a menudo inasequibles, esto lleva a muchas mujeres a utilizar materiales antihigiénicos, corriendo el riesgo de contraer infecciones reproductivas y del tracto urinario.Según señaló la OMS en un comunicado en el Día de la Higiene Menstrual, «más allá de ser un derecho humano básico», la higiene y la salud menstrual «es una inversión de desarrollo rentable» para la reducción de la mortalidad y para lograr un crecimiento económico más fuerte.Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Fuente: RT NOTICIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *