Internacionales

«En Rusia se considera a España como el país más interesante y popular de toda Europa»: un foro virtual debate las relaciones entre ambos países

Olga Volosyuk, catedrática y jefa del Centro de Estudios Iberoamericanos, habla sobre el ‘II Congreso Internacional Rusia-España: política, economía y cultura’, que se celebra del 26 al 27 de noviembre.
Rusia también celebra el 45.º aniversario de la llegada de la democracia a España mediante un congreso internacional, en el que especialistas rusos y españoles recordarán la historia reciente de ese país europeo, destacarán sus relaciones tanto con la URSS como con Rusia y analizarán su situación en el escenario político y económico internacional.La cita tiene lugar el 26 y 27 de noviembre de manera virtual: estaba previsto que se celebrara el pasado mayo en Moscú, pero se pospuso por la pandemia mundial de covid-19 y los organizadores eligieron noviembre porque ese mes de 1975 murió el dictador Francisco Franco y comenzó el proceso.Este ‘II Congreso Internacional Rusia-España: política, economía y cultura’, organizado por la Facultad de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Investigación —que pertenece a la Escuela Superior de Economía de Rusia (HSE)— y el Instituto de Latinoamérica de la Academia de Ciencias de Rusia (ILA RAN), tratará diferentes temáticas.Las dos primeras sesiones versarán sobre los acontecimientos relacionado con el camino hacia la democracia tanto en España como en la URSS y abordará cuestiones económicas, sociales, políticas e internacionales, incluida la relación con Venezuela, la Unión Europea o China, para concretar la posición que el Estado español ocupa en el mundo actual.Pero el alma de este encuentro será la relación entre España y Rusia, que se abordará a través de distintas aproximaciones sobre las identidades de ambos países, la importancia del turismo ruso en territorio español o sus colaboraciones científicas y educativas, que detallarán profesores de diferentes universidades españolas.Transición españolaOlga Volosyuk, catedrática y jefa del Centro de Estudios Iberoamericanos, relata que la idea era invitar a los ponentes a mostrar la historia de Rusia y España en el siglo XX y los antecedentes de los procesos democráticos en territorio hispano.Esta experta subraya que uno de los temas que más interés despiertan es la Transición, un proceso que «era muy popular a principio de los años 90» porque en Rusia se preguntaban «si podía andar el mismo camino que España» para realizar las transformaciones políticas y sociales que condujeron a la democracia con la aprobación de la Constitución española en 1978.En su opinión, «ahora es muy importante escuchar las opiniones de los investigadores españoles sobre la herencia que dejó aquel periodo histórico y las lecciones que se han aprendido».Relaciones hispanorrusasLas relaciones hispanorrusas son el gran eje sobre el que girarán las ponencias y, aunque hay bastantes trabajos dedicados al trato actual entre España y Rusia, Volosyuk opina que todavía se deben conocer «mejor y más profundamente» las perspectivas de ambas partes porque «los rusos tienen un punto de vista, los españoles tienen otro».El repaso arranca tras la muerte de Franco puesto que durante su régimen, entre 1939 y 1975, España y la URSS no mantuvieron relaciones diplomáticas, pero sí comerciales desde principios de los años 70, como una empresa conjunta en las islas Canarias que propició la llegada de los primeros grupos turísticos soviéticos.En 1991, Rusia se preguntaba «si podía andar el mismo camino que España» para realizar las transformaciones políticas y sociales que condujeron a la democraciaNo establecieron relaciones diplomáticas hasta 1977, con dos memorandos «firmados en el mismo día y a la misma hora» en Madrid y Moscú: «empiezan de nuevo las relaciones con la España democrática», relata Olga Volosyuk.La experta cuenta que esa «idea era muy positiva», porque dio lugar a la firma de varios acuerdos económicos, científicos, educativos o culturales: a pesar de que los países occidentales consideraban a la URSS comunista, «se convirtió muy rápidamente en un amigo muy fuerte».En las cuestiones políticas «había cierta desconfianza y fueron paso a paso», pero los cambios democráticos que trajo la perestroika de la mano de Mijaíl Gorbachov fueron rápidamente aceptados en España «con esperanza».Esto se reflejó en el crecimiento del intercambio de estudiantes: los primeros cinco españoles llegaron a la URSS en 1981, en 1986 ya fueron 60 y hoy en día esta tradición está muy arraigada. Jóvenes de España y Rusia se forman en diferentes universidades de ambos países y no solo en materias relacionadas con la cultura o el idioma, así que Volosyuk cree que esa vía «tiene futuro».Dificultades actualesEl siglo XXI trajo la ampliación de las relaciones políticas, como lo demuestra el intercambio de visitas de alto nivel, por parte de Juan Carlos I a Rusia (1997, 2011 y 2012) o las del mandatario Vladímir Putin a España, en 2000 y 2006.La crisis entre Rusia y Ucrania en 2014 influyó mucho en las relaciones de Moscú con la Unión Europea y, por tanto, con España. «Seguimos sufriendo en el sentido económico, porque han bajado los intercambios de productos entre ambos países y sufren las industrias y las personas», lamenta esta experta.Sin embargo, la diplomacia pública no cesó y en los últimos años se firmaron acuerdos entre universidades y para realizar proyectos científicos conjuntos que pueden ser «la base para el desarrollo de la época científicoinformática en la que estamos hoy», estima Volosyuk.Hispanofilia rusaEsta catedrática afirma que «en Rusia se considera a España como el país más interesante y popular de toda Europa», por lo que es positiva y piensa que el trato de las personas «desde abajo» puede «empujar y desarrollar» las relaciones entre los estados.Asimismo, sostiene que el interés mostrado desde Rusia se manifiesta en el importante flujo turístico y no se centra solo en los tópicos de sol y playa, sino en la predilección por la cultura, la arquitectura o la historia del país: «muchos rusos que viajan a España, por ejemplo, visitan solo Madrid para poder disfrutar de sus museos».Finalmente, Olga Volosyuk destaca la sintonía entre los pueblos español y ruso con un dato incontestable: «desde el punto de vista político, nunca durante toda la historia nuestros dos países han estado en guerra y, hasta hoy en día, España y Rusia «siempre fueron ejemplo de benevolencia política». Nuria López

Fuente: RT NOTICIAS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba