Elecciones son rostro de la JCE, el registro civil es alma y corazón

Nacionales

La automatización permitió descongestionar las oficilías del Estado Civil. ArchivoSANTO DOMINGO.-El rostro de la Junta Central Electoral (JCE) son las elecciones, pero el alma y el corazón de la institución es el Registro Civil, área que da servicios al ciudadano desde que nace hasta que muere.Un funcionario de la Unión Europea al ser enterado de las funciones de la Junta Central Electoral comentó de manera espontánea: “Lo que menos es esa institución es elecciones”.La Directora del Registro Civil, Dolores Fernández, explicó a EL DÍA que esa dependencia tiene un vínculo con la ciudadanía desde el principio de la existencia porque es la que expide el acta de nacimiento, pero en el transcurso de sus vidas registra los matrimonios, divorcios hasta la muerte con la expedición de las actas de defunción.En cuatro años las 165 oficialías y los 62 centros de servicios diseminados por todo el país han dado más de 10 millones de servicios a ciudadanos.Uno de los saltos cualitativos de esta dependencia de la JCE ha sido su automatización, lo cual permite que una persona declarada en un municipio pueda requerir un acta de nacimiento en cualquier punto del país.Dolores Fernández, quien ha estado al frente de esa dependencia durante la mayor parte del proceso de modernización y expansión, explica que el personal ha asumido que están para dar servicios de actos civiles relacionados con todos los momentos de la vida de la persona.Por ejemplo, una persona que acude a solicitar un acta de nacimiento puede tenerla en sus manos en quince minutos, contando desde el momento que entra a la oficina hasta que tiene el documento en las manos, gracias al uso de la tecnología y al papel de seguridad.La eficacia de su trabajo tiene incidencia en el tema de la nacionalidad, herencias, responsabilidades civiles y ciudadanía.Solo en la oficina central, en el Distrito Nacional, fueron atendidas 2.5 millones de personas, mientras que en Santiago la cifra ascendió a 1.5 millones, lo que muestra la magnitud de esa dependencia.2.5 Millones de personas.Fueron atendidas en la Oficina central del registro civil del Distrito Nacional.Una carrera de servicio en el Registro CivilHistorial. Dolores Fernández, una mujer que ha hecho carrera en la Junta Central Electoral, indica con orgullo lo que ella califica como “mística de servicio” que se ha impregnado en las oficinas del Estado Civil.Dolores Fernández empezó el servicio público como jueza de la Corte Laboral de su natal San Francisco de Macorís, pero luego se adhirió a la carrera en el registro civil iniciando como Oficial del Estado Civil de la primera Circunscripción de esa provincia.Luego fue promovida a directora de la Oficina Central del Estado Civil hasta ser ascendida a Directora Nacional del Registro del Estado Civil. “Esta es una de las funciones vitales de la Junta”, expresa.

Fuente: El Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *