Nacionales

El Himno Nacional: Trasciende en el espíritu patriótico de los dominicanos

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Junto con nuestra  bandera y el escudo, el Himno Nacional se considera uno de los tres principales símbolos patrios de la República Dominicana.

Escuchar su interpretación, sea musicalizado o cantado, enaltece y pone a vibrar el espíritu y sentimiento patriótico de los dominicanos.

Es el canto que siempre marca ese momento solemne en la celebración de ceremonias y actividades oficiales (Gobierno o del Estado dominicano), y también en eventos independientes, privados o de otra índole.

En escuelas y colegios, donde se imparte la docencia inicial y la intermedia, es obligatorio la interpretación del canto patrio. Allí es que desde niños comenzamos a aprender y a memorizar sus letras y melodía, aunque solo de forma parcial.

Y es que históricamente las autoridades han impuesto la interpretación de solo las primeras cuatro estrofas del Himno Nacional, el cual en total comprende doce versos.

Este gobierno, a través del Ministerio de Educación, ha sugerido que a partir de ahora los estudiantes de escuelas y colegios deberán saber cantar o frasear el Himno Nacional completo, incluyendo sus 12 estrofas.

Sectores de la sociedad siempre han planteado la necesidad e importancia de que el canto patrio se deje escuchar de manera regular a través de los medios audiovisuales, para así mantener vivo el fervor nacionalista que debe de reinar en los corazones de todos los dominicanos.

Escrito por Emilio Prud’Homme y musicalizado por José Reyes, el nuestro está considerado como uno de los mejores himnos entre muchos países.

La Constitución dominicana, en su artículo 33, establece que es único e invariable. Y, aunque fue interpretado por vez primera en 1883, fue en el año 1934 cuando el Congreso Nacional lo declara de manera oficial.

A continuación, El Nuevo Diario, en ocasión de conmemorarse el 177 aniversario de la Independencia Nacional, reproduce la versión completa del Himno Nacional dominicano:

 

I

Quisqueyanos valientes, alcemos

Nuestro canto con viva emoción,

Y del mundo a la faz ostentemos

Nuestro invicto glorioso pendón.

II

¡Salve! el pueblo que, intrépido y fuerte,

A la guerra a morir se lanzó,

Cuando en bélico reto de muerte

Sus cadenas de esclavo rompió.

 

III

Ningún pueblo ser libre merece

Si es esclavo indolente y servil;

Si en su pecho la llama no crece

Que templó el heroísmo viril,

IV

Mas Quisqueya la indómita y brava

Siempre altiva la frente alzará;

Que si fuese mil veces esclava

Otras tantas ser libre sabrá.

V

Que si dolo y ardid la expusieron

De un intruso señor al desdén,

¡Las Carreras! ¡Beller!, campos fueron

Que cubiertos de gloria se ven.

VI

Que en la cima de heroico baluarte

De los libres el verbo encarnó,

Donde el genio de Sánchez y Duarte

A ser libre o morir enseñó.

VII

Y si pudo inconsulto caudillo

De esas glorias el brillo empañar,

De la guerra se vio en Capotillo

La bandera de fuego ondear.

VIII

Y el incendio que atónito deja

De Castilla al soberbio León,

De las playas gloriosas le aleja

Donde flota el cruzado pendón.

IX

Compatriotas, mostremos erguida

Nuestra frente, orgullosos de hoy más;

Que Quisqueya será destruida

Pero sierva de nuevo, ¡jamás!

X

Que es santuario de amor cada pecho

Do la patria se siente vivir;

Y es su escudo invencible: el derecho;

Y es su lema: ser libre o morir.

XI

¡Libertad! que aún se yergue serena

La Victoria en su carro triunfal,

Y el clarín de la guerra aún resuena

Pregonando su gloria inmortal.

XII

¡Libertad! Que los ecos se agiten

Mientras llenos de noble ansiedad

Nuestros campos de gloria repiten

¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD!.

*LETRAS: Emilio Prud’Homme

*MÚSICA: José Reyes

Fuente: El Nuevo Diario

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba