Desde un economista hasta un empresario ‘tiktokero’: los perfiles y propuestas de los principales candidatos a la Presidencia de Ecuador

Internacionales

Este jueves 4 de febrero culmina la campaña electoral en Ecuador y se abre paso a los días de silencio para reflexionar sobre el voto que emitirá cada ciudadano el próximo domingo 7.

En estos comicios, más de 13 millones de ecuatorianos fueron convocados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para elegir al nuevo presidente y vicepresidente del país. También, escogerán a los 137 legisladores de la Asamblea Nacional (Congreso), para una renovación total de este órgano; así como a cinco representantes al Parlamento Andino, la entidad deliberante y de control de la Comunidad Andina, de la cual Ecuador forma parte.

Los principales retos

El candidato que resulte electo como nuevo mandatario reemplazará, a partir del 24 de mayo próximo, al actual presidente, Lenín Moreno, quien no se presentó a la reelección. Para ganar el 7 de febrero, en primera vuelta, el aspirante tiene que lograr la mayoría absoluta de los votos válidos —50 % de los sufragios más uno o al menos el 40 % y una diferencia mayor de 10 puntos sobre el segundo—; en caso de que esto no suceda, el balotaje se llevará a cabo el 11 de abril.

Moreno deja una serie de retos para su sustituto, relacionados con la pandemia del coronavirus, la crisis económica y la institucionalidad del país, opina el sociólogo y docente de la Universidad Central del Ecuador David Chávez. El analista define al gobierno que ha estado durante los últimos casi cuatro años como «el proyecto neoliberal que más lejos ha avanzado en toda la historia reciente en el Ecuador», el cual ha provocado el «desmantelamiento del Estado».

«Resolver los problemas que ha generado ese modelo, en relación a la gestión del Estado y, particularmente, en el ámbito de la salud, respecto a la crisis sanitaria, es uno de los primeros grandes retos», enfatizó Chávez, al señalar que al gobierno entrante le corresponderá «fortalecer el sistema de salud, buscar todos los apoyos necesarios para tener capacidad de respuesta, tener una mucho mejor gestión de la pandemia en términos generales y […] agilitar los procesos de vacunación».

Sobre el aspecto económico, que está ligado a la pandemia, algunos candidatos —dice el analista— han hablado sobre la importancia de la vacunación, que «permitiría retomar las actividades con normalidad y, por tanto, permitiría la tan ansiada reactivación económica». Chávez considera que es fundamental que el gobierno que venga tenga respuestas concretas, porque durante la campaña se han oído, en buena medida, «un sinnúmero de ofertas demagógicas u ofertas puntuales, sueltas que a veces mal explicadas han terminado pareciendo también muy demagógicas».

El sociólogo menciona que básicamente se enfrentan dos modelos de gestión, uno, en el que coinciden varios candidatos con bastante popularidad, que da continuidad a políticas neoliberales, con acciones como eliminar el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), privatizar el Banco Central o llamar a la inversión privada dándoles ventajas impositivas, lo que, a juicio del entrevistado, es pensar «en una realidad que no es la del mundo actual, de este momento de la pandemia, y la realidad del Ecuador». Mientras, el otro modelo «parte de la idea de que hay que buscar de alguna manera una mayor equidad y una mayor justicia social».

«Recomponer la institucionalidad democrática en el Ecuador» es el tercer gran reto que tendrá el nuevo mandatario, que pasa por una relación con el poder Legislativo; esto porque con la llegada de Moreno, dice Chávez, se volvieron a imponer en el país «mecanismos prebendarios, clientelares», que «han generado un caos institucional nunca visto».

Para enfrentar esos retos, a estos comicios se presenta un alto número de candidatos para ocupar la principal magistratura del país, en total son 16. Los aspirantes con mayor popularidad son: Andrés Arauz, de la coalición Unión por la Esperanza, que aglutina al correísmo; Guillermo Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO), en alianza con el Partido Social Cristiano; y Yaku Pérez, por el partido indigenista Pachakutik.

En las últimas semanas, también ganó mucha notoriedad Xavier Hervas, del Partido Izquierda Democrática.

Arauz, el más joven

El quiteño Arauz cumple 36 años un día antes de los comicios. De ganar, se convertiría en el presidente más joven del país, después de Juan José Flores, el primer mandatario de la República del Ecuador, en 1830, que asumió el cargo antes de cumplir los 30 años.

El Plan de Gobierno 2021-2025 que presentó Arauz, candidato respaldado por el expresidente Rafael Correa, tiene 11 objetivos para «asegurar justicia» en «democracia participativa, igualdad y productividad».

Ante la pandemia del coronavirus, durante la campaña, Arauz prometió garantizar más de 4 millones de vacunas anticovid-19 de AstraZeneca, con la mediación de Argentina; así como la reincorporación de médicos despedidos en plena emergencia sanitaria y tecnología para monitorear pacientes y medicinas. De inmediato tuvo una respuesta por parte del Gobierno ecuatoriano; el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, lo calificó como una «ridiculez» y añadió: «Esta es una gran mentira que el candidato ha dicho y que se lo desmiento de manera frontal». Sin embargo, esta semana, el presidente argentino, Alberto Fernández, confirmó su apoyo para esa gestión.

Este joven, uno de los más atacados por medios locales (y algunos internacionales) durante su campaña, es miembro del Consejo Asesor de la Internacional Progresista, fundada en 2020, de la que también forman parte los estadounidenses Noam Chomsky y John Cusack, el actor mexicano Gael García Bernal, el exvicepresidente boliviano Álvaro García-Linera, entre otros.

Además del tema de las vacunas, que generó ese escándalo, Arauz también ha propuesto:

  • 1.000 dólares en la primera semana de gobierno para un millón de familias, con el objetivo de dinamizar la economía. Irá acompañado de incentivos a la empresa privada.
  • Realizar una auditoría integral de la deuda pública (externa e interna).
  • Estimular la producción no petrolera con énfasis en sectores de valor agregado.
  • Generar riqueza a partir del fortalecimiento de capacidades productivas e innovadoras.
  • Poner en marcha el programa «trabajo digno universal».
  • Implementar una reforma tributaria progresiva, para que paguen más los que más riqueza tienen.
  • Retomar la integración regional, fortaleciendo organismos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Carlos Rabascall es el candidato a la Vicepresidencia, en la dupla con Arauz. Este hombre asumió la candidatura luego del impedimento para inscribir al expresidente Correa.

Lasso, por tercera vez

Esta es la tercera vez que el guayaquileño Lasso aspira a ser presidente de Ecuador. Ya lo hizo en 2013 y en 2017, quedando en segundo lugar en ambos comicios.

Este hombre siempre ha hablado de tener un origen humilde, comenzando a trabajar a los 15 años en la Bolsa de Valores de Guayaquil. Pero, para el común, se trata de una persona que siempre ha estado asociada a los holdings financieros y, en particular, al Banco de Guayaquil. Además, políticamente, es asociado con el gobierno de Jamil Mahuad, del cual fue «superministro de Economía», apenas meses después del feriado bancario de 1999 en el país.

Lasso también ofreció vacunas y redobló la oferta de Arauz, aunque no especificó de qué laboratorio vendrían. A poco menos de una semana, este aspirante a la Presidencia informó sobre un «Plan de Vacunación» para inocular a «9 millones de ecuatorianos en los primeros 100 días» de gobierno. A diferencia de lo sucedido con el candidato del correísmo, su oferta no ha provocado ninguna opinión por parte de algún funcionario ecuatoriano.

Otra de las ofertas de última hora de Lasso ha sido la de elevar el salario mínimo a 500 dólares —actualmente es de 400 dólares—. Esta promesa contrasta con lo dicho por él mismo en noviembre de 2019, sobre que elevar el salario mínimo «solo generará más desempleo e informalidad en el país»; esto, en respuesta a una propuesta presentada entonces por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) en la materia, según reseña una nota del diario La República de esa fecha.

Lasso, bastante apoyado por los medios de comunicación del país y que entre sus argumentos para ganar votos está el que Ecuador no se «convierta en Venezuela», también ha propuesto durante su campaña y dentro de su plan de gobierno:

  • Mayor libertad de contrato en empresas (flexibilización laboral).
  • Creación de 2 millones de empleos.
  • Inversión privada para la importación y comercialización de combustibles.
  • Delegar la sector privado la administración de los hospitales.
  • Eliminar el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD).
  • Algunos de los candidatos a legisladores por su partido proponen eliminar el impuesto de 2 % que se exige a las microempresas anualmente, que fue incluido en la Ley de Simplificación y Progresividad Tributaria que ellos mismos votaron para su aprobación en el Parlamento a finales de 2019.

En la papeleta electoral, Lasso está acompañado por el médico Alfredo Borrero, como candidato a la Vicepresidencia.

Yaku, el de la izquierda flexible

Pérez, cuencano, es el aspirante que representa al movimiento indígena ecuatoriano por el partido Pachakutik. Su candidatura fue motivo de discusión interna en la organización, puesto que al principio no era apoyada por la CONAIE, organización que movilizó a miles de personas en las protestas antigubernamentales de octubre de 2019. 

En un reciente comunicado, esa entidad reiteró que «ha sido crítico al proceso interno de su instrumento político electoral Pachakutik»; sin embargo, dijeron que se ratifican «en sostener y apoyar su proyecto político que surgió de las resistencias y decisiones colectivas».

Pérez, en una entrevista con Mundo Diners, se ha definido como «próximo a una izquierda flexible, abierta» y que no cree tanto «ni en el capitalismo ni en el socialismo ni en el comunismo, sino en el comunitarismo». En 2017, brindó su apoyo a Lasso en su intento por llegar a la Presidencia.

También se define como un defensor del agua y por esa razón ha sido —señala en su web— encarcelado en seis oportunidades. También menciona que, por amor a este vital líquido fue que cambió, en 2018, sus nombres Carlos Ranulfo, que le habían puesto sus padres, por los de Yaku Sacha (el primero significa agua y el segundo selva, en lengua kichwa).

Entre las propuestas que ha presentado para implementar en caso de llegar a la Presidencia están:

  • Exonerar del pago de impuesto a la renta durante cinco años a inversores que pongan sus capitales en el país.
  • Eliminar el ISD.
  • Hacer una consulta popular para impedir la minería metálica en fuentes de agua y zonas de alta biodiversidad.
  • Mantener el crudo en el subsuelo del Yasuní y otros territorios donde no se han desarrollado proyectos petroleros.
  • Implementar un Plan Integral de Medicina Intercultural.
  • General empleo creando 500.000 unidades productivas en diversos sectores, otorgando créditos.
  • Bajar los sueldos del presidente, vicepresidente, asambleístas, ministros y otros.
  • Eliminar entidades como el Consejo de Participación Ciudadana y Control social (CPCCS), el Consejo de la Judicatura y el Tribunal Contencioso Electoral.

Pérez completa el binomio electoral con la bióloga Virna Cedeño, quien aspira a la Vicepresidencia ecuatoriana.

Hervas, el ‘tiktokero’

En las últimas semanas, Hervas, un ingeniero en Producción Agroindustrial guayaquileño, ha aumentado sus seguidores en redes sociales y cada tanto es tendencia, particularmente, en Twitter.

A diferencia del resto, este aspirante a la Presidencia de Ecuador se enfocó más en el uso de la red social TikTok, muy popular entre los jóvenes. De ahí, muchos le han puesto el mote de ‘tiktokero’.

Junto a Pérez, es el candidato con más seguidores en esta red social. La diferencia está en que, mientras el candidato de Pachakutik apenas ha publicado unos 30 videos, Hervas supera los 130.

Hervas es un empresario que cuenta con acciones en siete empresas, la mayoría ligada a la agricultura. Estas compañías reportaron ventas por 6 millones de dólares en 2019, según los registros de la Superintendencia de Compañías.

En su programa de gobierno y en las entrevistas, mítines y otras apariciones públicas, ha ofrecido:

  • Fondo de Arranque Productivo (FAP) para nuevos emprendedores.
  • Convertir a Ecuador en una potencia agrícola sostenible.
  • Restringir actividades extractivistas en reservas naturales y fuentes de agua: paramos, lagos, ríos, humedales.
  • Economía naranja: industrias culturales, creativas y turismo sostenible.
  • Clúster económico: cannabis medicinal (que ya fue aprobado en 2019 por el Parlamento), cáñamo industrial y otros productos sostenibles.
  • Replantear el sistema de salud pública en Ecuador, para que este sea un sistema de salud integral, que incluya a la medicina ancestral y a la medicina legal, desde los enfoques de derechos humanos.

La compañera de fórmula de Hervas en la papeleta electoral es María Sara Jijón, quien estudió Derecho en la Pontificia Universidad Católica de Quito y cuenta con una maestría en Derecho Tributario y Administración Fiscal en la Universidad de Harvard, EE.UU. 

El resto de los candidatos

Los otros 12 binomios que buscan la Presidencia y Vicepresidencia del país están conformados por:

  • Ximena Peña, la única mujer que se presenta como candidata presidencial y lo hace por Alianza País, la lista respaldada por el presidente Moreno. Su compañero de fórmula es Patricio Barriga.
  • Lucio Gutiérrez, expresidente del país destituido en 2005. Va acompañado de David Norero, se presentan por Sociedad Patriótica.
  • Juan Fernando Velasco, exministro de Cultura de Moreno, quien va junto a Ana María Pesantes en representación de Construye Ecuador.
  • Gustavo Larrea – Alexandra Peralta, por Democracia Sí.
  • Pedro Freile – Byron Solís, por Amigo.
  • Gerson Almeida – Martha Villafuerte, por Ecuatoriano Unido.
  • César Montúfar – Julio Villacreses, por la alianza del Partido Socialista Ecuatoriano y Concertación.
  • Isidro Romero – Sofía Merino, por Avanza.
  • Guillermo Celi – Verónica Sevilla, por Suma.
  • Paúl Carrasco – Frank Vargas Anda, por Juntos Podemos.
  • Miguel Salem – Gustavo Bucaram, por Fuerza Ecuador.
  • Giovanny Andrade – Katherine Mata, por Unión Ecuatoriana.

Edgar Romero G.

Fuente: RT Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *