Cooperstown: “Osvaldo Virgil cambió la historia del béisbol e impactó miles de vidas”

Deportes

El Salón de la Fama del Béisbol no ha pasado por alto la fecha que se conmemora este 23 de septiembre en la comunidad beisbolera dominicana.

El sitio en la web de la entidad dedico un artículo donde destaca la trascendencia que marcó el debut del primer pelotero dominicano en el Big Show, en 1956.

DL traduce a continuación de forma íntegra el escrito, título, “Virgil preparó el camino para las estrellas dominicanas de hoy”, bajo la firma de Craig Muder.

De todas las leyendas en la historia del béisbol, muy pocas pueden decir que cambiaron el panorama del juego. Pero después de que Ozzie Virgil Sr. debutara con los New York Giants el 23 de septiembre de 1956, el béisbol pasó a una era diferente.

Virgil, nacido en Monte Cristi en la República Dominicana, se convirtió en el primer dominicano nativo en jugar un partido de Grandes Ligas ese día. Él preparó el escenario para una ola de estrellas que siguió, incluidos los miembros del Salón de la Fama Juan Marichal y Pedro Martínez. De hecho, el béisbol es ahora una industria tan grande en la República Dominicana que el impacto de Virgil en la economía de su tierra natal es probablemente incalculable.

Virgil, quien emigró con su familia a los Estados Unidos a la edad de 13 años y creció en el Bronx, firmó con los Gigantes antes de la temporada de 1953 después de servir en los Marines. Un tercera base natural que se convirtió en un valioso jugador utilitario para los Gigantes, Tigres, Atléticos, Orioles y Piratas durante nueve temporadas, Virgil incluso aprendió a atrapar para hacerse más valioso.

Después de 324 partidos en las mayores, la carrera de Virgil como jugador llegó a su fin en 1969. Pero sus días de uniforme apenas estaban comenzando.

A partir de 1969, Virgil se convirtió en miembro del cuerpo técnico de los Giants. Se mudó a los Expos en 1976 y rápidamente formó un vínculo con el nuevo gerente de Montreal, Dick Williams, al año siguiente. De 1977 a 1988 con los Expos, los Padres y los Marineros, Virgil se desempeñó como entrenador de tercera base de Williams y se convirtió en uno de los lugartenientes más respetados del juego.

Williams, en camino a las elecciones al Salón de la Fama en 2008, se aseguró de que Virgil lo siguiera a todos los trabajos que tomó después de 1977. Simplemente no trabajaría sin Virgil.

Mientras tanto, el hijo de Virgil, Ozzie Virgil Jr., se convirtió él mismo en un jugador de Grandes Ligas, debutando con los Filis en 1980.

En 11 temporadas de Grandes Ligas como receptor, Virgil Jr. fue nombrado para dos Juegos de Estrellas y promedió mejor que 19 jonrones por temporada desde 1984-87.

En pocas palabras, Ozzie Virgil Sr. cambió la historia del béisbol y tocó miles de vidas a través de su trabajo.

Fuente: Diario Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *