Comunidad denuncia vieja práctica poner drogas jóvenes

Nacionales

Representantes de iglesias evangélicas y organizaciones comunitarias del barrio Los Guandules, en el Distrito Nacional, denunciaron que continúa la vieja práctica de los miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) de apresar adolescentes y jóvenes del lugar, colocarles porciones de estupefacientes y ficharlos.En rueda de prensa, en la calle María Nazaret, próximo al dispensario médico, representante del Movimiento del Dios Vivo Filipenses 4-13 y dirigentes comunitarios, consideraron que los apresamientos injustificados dañan la imagen y la moral de la juventud de la zona, que al estar fichado no encuentran trabajo en ningún lugar.El pastor Carlos Moisés Ferreras Henríquez (Bebio) señaló que recientemente varios adolescentes fueron detenidos por miembros de la DNCD y sin estar vinculados al negocio ilícito, supuestamente colocaron la posesión de varios gramos de marihuana y los ficharon.Santos Enríquez Ungría, presidente de la Federación de Pastores, que reúne a 73 iglesias de la zona, afirma que los miembros del organismo antidrogas no discrimina durante los operativos que realiza, ya que al ver a los menores reunidos o en juegos de vitillas los apresan, los llevan a la sede de la entidad y los fichan injustamente, por presunta posesión de crack, marihuana o gramos de cocaína.Dijeron que en una ocasión, varios vecinos se vieron precisados a intervenir para que menores no fueran detenidos y llevados a la DNCD para instrumentarles expedientes.Ferreras Henríquez expresó que esa práctica de los miembros de la DNCD en vez de contribuir a impedir que esos adolescentes y jóvenes incursionen a la malsana práctica del microtráfico, los empujan al confeccionarles expedientes con falsas acusaciones.Llaman al presidente de la agencia antinarcóticos, contralmirante José Manuel Cabrera Ulloa, a que ponga coto a esa infame práctica de sus miembros, al sostener que afecta el futuro de adolescentes y jóvenes detenidos sin justificación alguna, ya que les manchan su currículo de vida y les impide lograr un empleo o estudiar, por figurar fichados por ese organismo.En varias ocasiones adolescentes y jóvenes que tienen como espacio el techo del dispensario y de la iglesia para esparcimiento, son asediados por los agentes, por lo que la comunidad se ve precisada a intervenir para que sean liberados.Señala que cuando estos son llevados a la DICAN donde supuestamente fabrican expedientes sobre posesión o tráfico de drogas, por lo que sus familiares deben disponer de RD$10, 000, RD$15,000 y hasta RD$25, 000 para liberarlos.La práctica se ha llevado a efecto en los últimos tres meses, el último caso hace dos semanas.

Fuente: Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *