Asciende a 23 la cifra de venezolanos fallecidos tras el naufragio de una embarcación que se dirigía a Trinidad y Tobago

Internacionales

Hasta el momento se ha logrado la identificación de 21 cadáveres, que ya fueron entregados a sus familiares.

La ministra de Interior y Justicia de Venezuela, Carmen Meléndez, informó este miércoles a través de un comunicado que ascendió a 23 la cifra de los venezolanos que fallecieron el pasado fin de semana tras el naufragio de una embarcación que se dirigía a Trinidad y Tobago.

«Hasta ahora, se ha logrado la identificación de 21 cadáveres que han sido entregados a sus familiares, en medio de un profundo pesar», señala el texto, donde también se notifica sobre la aprehensión de dos presuntos responsables del hecho.

Según el documento, uno de los aprehendidos es el dueño de la embarcación, quien posee antecedentes penales por los delitos de drogas y tráfico ilícito de personas, y el otro es el propietario de la hacienda desde la cual partió la lancha, en Güiria, estado Sucre, al extremo noreste de Venezuela.

Asimismo, el Ejecutivo anunció la conformación de una Comisión Especial que fortalezca el proceso de investigación de los hechos, «ante la existencia de mafias que trafican con las necesidades del pueblo humilde de ese sector».

Por su parte, el primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, dijo estar atento a las «noticias actualizadas» sobre el suceso y lamentó que miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), la oposición de su país y «otros agentes trinitarios y venezolanos» divulguen información falsa de que los migrantes a la isla, «donde las autoridades les dieron la espalda».

«Es mentira. Nuestra Guardia Costera nunca vio ni interactuó con estos traficantes. Estos mentirosos que operan en Venezuela y en Trinidad y Tobago saben que ahora se les debe responsabilizar criminalmente, no solo por alentar a los venezolanos a infringir la ley tratando de penetrar nuestras fronteras, sino también arreglando su peligroso transporte y la recepción ilegal en Trinidad», afirmó.

Rowley enfatizó que el gobierno trinitario no recibe «ayuda de ninguna agencia para cuidar de estos migrantes» y agregó que «independientemente de los asuntos políticos o económicos en Venezuela, o cualquier otro territorio, todas las personas que interactúan con Trinidad y Tobago deben hacerlo en estricta conformidad con las leyes».

«Puede parecer que es un viaje corto, pero estas aguas son muy peligrosas y no deben arriesgar sus vidas ni el futuro de sus hijos para venir a Trinidad y Tobago, ilegalmente», dijo.

Lo que se sabe de la muerte de 21 venezolanos tras el naufragio de una embarcación que se dirigía a Trinidad y Tobago

Entre la comunidad pesquera de Güiria, en el extremo noreste de Venezuela, desde donde partieron las víctimas, hasta Puerto España, capital de Trinidad y Tobago, hay cerca de 100 kilómetros de distancia. El viaje, que dura aproximadamente dos horas, contempla pasar por las denominadas ‘Bocas del Dragón’, unos peligrosos estrechos que separan el golfo de Paria del mar Caribe.

Según informaron las autoridades locales de Venezuela, las investigaciones preliminares apuntan a que las víctimas pretendían reunirse con sus familiares en la isla, en una embarcación que no cumplía con las condiciones de seguridad mínimas para tal viaje.

Fuente: RT Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *