Deportes

Maya, Mateo y O’Brien, los héroes de los Toros

Yunesky Maya volvió a competir y se apuntó la victoria para los Toros.
Los taurinos dieron tres jonrones para vencer al Licey y tomar el control de la final, en un partido de nueve expulsiones

Pelotazos, discusiones, empujones y expulsiones. Luego llegaron los jonrones de los Toros que golpearon más fuerte para tomar el comando de la final.

Yunesky Maya volvió a competir durante seis entradas de apenas dos carreras, mientras Jorge Mateo, Peter O’Brien y Christian Bethancourt sacudieron cuadrangulares para guiar anoche a los taurinos al triunfo 5-2 sobre el Licey, en un partido de muy buena asistencia en el Estadio Francisco Micheli de La Romana.

La escuadra naranja ahora lidera la última ronda de la justa otoño-invernal 2-1. El cuarto partido es esta noche (7:15) en el Estadio Quisqueya de la Capital.

Los Tigres tomaron la delantera 1-0 en el primer episodio. Hanley Ramírez lo puso 2-0 en el tercero con un soberbio jonrón por el prado izquierdo ante Maya, quien lucía tambaleante, pero aún así supo escapar de situaciones complicadas. El derecho, astuto como un zorro, apelando a localización, cedió nueve hits, pero se llevó el triunfo.

Al cierre del tercero, Jorge Mateo empató el encuentro a dos con un señor jonrón por el prado izquierdo. Tras castigar al abridor azul, el zurdo Luis Cruz, Mateo se quedó admirando la trayectoria de la pelota antes de iniciar el recorrido por las bases. El dirigente de los Tigres, Luis Urueta, entró a la lomita a conversar con Cruz. El siguiente bateador de los Toros, Rubén Sosa, fue golpeado al segundo picheo y reaccionó iracundo mientras intentaba llegar a la lomita.

El reloj marcaba las 8:51 de noche y las bancas se vaciaron. Por varios minutos hubo forcejeos. Cuando se calmaron las aguas hubo seis sacados de juego. Por el Licey, Cruz, Filia y Alfredo Simón. Por los Toros, Sosa, Junior Lake y Félix Pie.

Previo a ellos fue mandado a las duchas el dirigente de los dueños de casa, Lino Rivera. Luego, por un pelotazo tras una advertencia, fue el turno de Urueta, y del lanzador Linder Castro.

O’Brien le dio la ventaja 3-2 a los bovinos con un jonrón ante el derrotado Frank Garcés (0-1) en el sexto y en esa misma entrada Bethancourt dio el puntillazo final, un vuelacercas de dos carreras que puso el juego 5-2 y el “Toro-lío” volvió a surtir su efecto demoledor.

 

Fuente: El Caribe

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios